Barcos menos veloces y unificar zonas de atraque, las prioridades del reglamento para proteger la Ribeira Sacra

-El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño Sil afirma que “hay que conciliar el bum del turismo con la preservación de la zona; no puede ser una feria”

-En la actualidad, solo en el tramo navegable del embalse de Peares hay 15 pantalanes ilegales

-El oleaje que generan barcos con motores a gran velocidad, erosiona las riberas, genera ruido y es inseguro para otros barcos o para los bañistas

uristas, ayer, antes de embarcar en uno de los catamaranes turísticos de la Ribeira Sacara ourensana

uristas, ayer, antes de embarcar en uno de los catamaranes turísticos de la Ribeira Sacara ourensana / Alan Pérez

“Tenemos que conciliar el bum turístico con la preservación del entorno natural y paisajístico. La Ribeira Sacra no puede ser una feria. De ahí que una de las prioridades del futuro reglamento en el que estamos trabajando se centrará en lo relacionado con la navegación y las dos prioridades van a ser la reducción unificación de puntos de atraque de las embarcaciones –pues hay 15 pantalanes solo en el tramo de Peares– y en la reducción de la velocidad de esa naves, otro de los problemas que están perturbando la Ribeira Sacra”, explica José Antonio Quiroga, presidente de la CMHS, Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

Turistas, ayer, antes de embarcar en uno de los catamaranes turísticos de la Ribeira Sacara ourensana.  | // ALAN PÉREZ

José Antonio Quiroga, presidente dela CHMS / Fdv

Son los dos primeros puntos de negociación que se ha marcado la Mesa Técnica, integrada por la propia CHMS, y representantes de Patrimonio, Turismo y Medio Ambiente de la Xunta, para evitar el descontrol de la navegación por el auge del turismo, incida en la degradación de un entorno patrimonial único, y además en un momento en el que la Ribeira Sacra “vuelve a ser candidata a ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, otro motivo más para evitar esta degradación ”, afirma Quiroga.

Por este motivo, a espera de nuevas reuniones de trabajo para diseñar ese reglamento de control d de la navegación fluvial en la zona, que luego se trasladará a diputaciones y concellos de las dos provincias de la Ribeira Sacra en Ourense y Lugo, la intención es que las bases estén ya casi definidas este mismo año.

Pantalanes ilegales

Cuidar este valor natural, histórico de primer orden, e incluso económico si se mima y se vigila su explotación son objetivos prioritarios son los objetivos de esta normativa, ya en ciernes.

El presidente de la Confederación Hidrográfica recuerda que a finales de 2022 “nos vimos obligados a dictar una resolución de la concesión de permisos para nuevos de pantalanes, pues había en ese momento 11 legales, 15 ilegales, que no atendían a las advertencias, y solo en el embalse de Peares, que es la zona de mayor masificación y muchas peticiones más en curso” explica Quiroga. “Cada propietario, cada bodega quiere un amarre propio” lo que es imposible. Sería perturbador para la naturaleza y para el propio disfrute de la zona” , advierte Quiroga.

Esta paralización de licencia, afecta a los embalses de Belesar, Peares en el Miño y san Pedro y San Estevo en el Sil “al ser los embalses de Ribeira Sacra, aunque la zona de mayor masificación y descontrol se daba fundamentalmente en un solo embalse, el de Peares”, explica el presidente

“Esto no es el Mediterráneo”

Añade que “ese canal de navegación de Peares tiene un marco geográfico muy acotado de 20 kilómetros de largo, por unos 200 metros de ancho. No es el Mediterráneo ni la Ría de Arousa” explica José Antonio Quiroga, y “la prioridad era hacer compatible el cuidado del río y el turismo”.

Con los datos de saturación de pantalanes legales e ilegales, pantalanes legales e ilegales n esa zona, la alto nivel e navegación en zona protegida “hacemos un estudio profundo de las actividades que generan los embalses, su batimetría pensando en lugares adecuados para ellos, y de los problemas que genera, esta navegación incluida la inseguridad, que genera as lanchas privada navegando a gran velocidad. Ese estudio remató este año” advierte el presidente.

Unificar puntos de atraque

La mesa técnica de Confederación Xunta tras las primeras reuniones “tiene que reunirse ya este mismo mes, no debemos esperar, para avanzar en el estudio de dos aspectos cruciales” explica. “El primer punto es cómo regulamos y organizamos los pantalanes y el segundo también urgente, limitar la velocidad de las embarcaciones”.

En el caso de los pantalanes, no está decidido pero “podrían marcar la ubicación las administraciones y dar puntos de atraque, accesibles a los propietarios de embarcaciones, en lugar de dispersarlos, dota esas zonas de los servicios necesarios”.

En el caso de la velocidad de las embarcaciones afirma que “nos preocupa que muchas embarcaciones navegan a alta velocidad, provocan un oleaje que erosiona las riberas, generan un ruido que perturba la armonía y afecta a la naturaleza, y las personas, y además crea inseguridad para los bañistas”. Porso lo más factible afirma será fijar una potencia máxima de la naves para reducir su velocidad”.

“Lo ideal, no lo obligatorio, sería una navegación eléctrica, a vela o con remos”

Preservar y mimar el potencial natural, e histórico de la Ribeira Sacra, será también la clave para garantizar su viabilidad económica futura de la zona, y de sus gentes. “Ha habido peticiones para hacer hasta edificaciones ribereñas, contrarias a la geografía y y valores que buscan las personas que visitan la Ribeira Sacra” reconoce Quiroga. Pero el control de la navegación va ser prioritario. “Lo ideal en un futuro, que no lo obligatorio, no vamos a ser ‘manu militari’ en este tema, sería una navegación eléctrica, a vela o con remos, algo que se hace en zona así en otros países, pero imposible ahora pues no hay una infraestructura de zonas de carga capaces para recargar los barcos. Estamos aún en fase de transición” indica el presidente de la confederación. Reconoce que esta protección no solo es urgente “sino algo que nos ha demandado el 90 por ciento de las personas y negocios de la zona”, ndica.

Suscríbete para seguir leyendo