Nuevo incendio en una nave okupada de Ourense, esta vez, en la calle río Arnoia

Los bomberos ya sofocaron un fuego hace meses en otro almacén de la zona, sin lamentar daños personales

Interior de la nave de O Vinteún afectada por las llamas.

Interior de la nave de O Vinteún afectada por las llamas. / ALAN PÉREZ

X.C.

Los bomberos de la ciudad extinguieron ayer por la mañana un incendio en una de las naves industriales abandonadas de la calle río Arnoia, en el barrio de O Vinteún, sin lamentar daños personales. El antiguo almacén muestra signos de okupación, ya que en el interior hay útiles personales, como sillas, neumáticos, un tendedero de ropa, un colchón, mantas o ropa, además de numerosos residuos. Sin embargo, los agentes no encontraron a nadie a su llegada, y fueron los vecinos de los edificios próximos quienes, al ver el humo que salía de la nave, alertaron a los servicios de emergencia.

La rápida intervención de los bomberos logró que las llamas no se extendiesen al entorno, y que solo se viese afectada una pequeña parte del interior del almacén industrial abandonado y del tejado de uralita.

Pero esta no es la primera vez que los servicios municipales de extinción acuden a sofocar un incendio en un lugar okupado en la zona. Hace meses, los agentes intervinieron en una nave abandonada en el barrio de O Pino, en la que también se incendió una pequeña parte de las instalaciones, sin causar daños personales. En ese caso, en el interior también se encontraron numerosos útiles personales. “Aquella nave estaba acondicionado como una vivienda, había colchones, ropa, una televisión... En este caso, la situación era similar”, comenta José Benito Álvarez, jefe del servicio de Bomberos de la ciudad.

Los riesgos

Ante la proliferación de este tipo de incendios, Álvarez reconoce su preocupación. “Este tipo de espacios okupados tienen su riesgo en caso de arder, porque hay muchos residuos y objetos, son naves con una instalación eléctrica a la que se conectan como pueden... A veces los incendios se producen porque encienden fuego para calentarse, o incluso para cocinar, y se descontrola”, resalta.

Esta misma situación también se repitió hace años en el entorno de la Plaza de Abastos, después de que se vaciasen los locales adyacentes, antes de iniciarse las obras. Un grupo de personas okupó durante meses la zona, a donde los bomberos acudieron en varias ocasiones para extinguir pequeños conatos de incendio.