Jácome celebra el “éxito” de las fiestas y la oposición dice que fueron “de barrio”

El BNG considera que “no tuvieron identidad propia” | Para el PSOE, los festejos no fueron rentables ni para los hosteleros, al no estar “a la altura de la tercera ciudad de Galicia”

Puestos de gastronomía en las pasadas fiestas de Ourense, que acabaron este domingo. |   // IÑAKI OSORIO

Puestos de gastronomía en las pasadas fiestas de Ourense, que acabaron este domingo. | // IÑAKI OSORIO

REDACCIÓN

Las fiestas de la ciudad, las más breves de los últimos años, pues tuvieron una duración de solo cinco días, motivo por el que la oposición la ha calificado de “fiestas exprés”, han sido “un éxito de público” en cada una de las citas del programa, según palabras del alcalde, Gonzalo Pérez Jácome en su balance oficial. Un balance que, sin embargo difiere del de los grupos de oposición, para los que el programa festivo, sin conciertos, cultura ni casi programa infantil, “no estuvo la altura de la tercera ciudad de Galicia” según el PSOE y se quedaron en humildes “fiestas de barrio”, a criterio de BNG, cuando tendrían que haber sido un tirón de público de toda la comunidad gallega.

Para el regidor, el resultado a es el mejor. “Desde el pregón, que congregó a miles de personas para dar el pistoletazo de salida, algo que no se recordaba, hasta la traca final de los fuegos artificiales, que tupió como nunca el Puente Viejo, la tónica dominante fue la alta congregación de gente en cada una de las actividades”.

Subraya el alcalde que “no hubo ningún evento que no alcanzara su objetivo de congregar a cientos o miles de personas, según el tamaño del lugar, lo cual muestra la buena programación de fiestas que realizó el Ayuntamiento de Ourense, adaptándose y acertando con los gustos del público. Es un auténtico logro conseguir un 100% de éxito en los 5 días de eventos”, aseguró.

La reacción de la oposición no se hizo esperar, y para el grupo municipal socialista “el resultado no puede ser más que negativo con quejas por parte de hosteleros y hosteleras de la Plaza Mayor por el errado emplazamiento de los puestos del mercado medieval, que les generaron grandes pérdidas económicas”, expone la edil del PSdeG Cristina Cruz.

Recuerdan que, en este sentido, también los feriantes manifestaron “la escasa afluencia de gente” en las atracciones, por estar situadas en el parque Barbaña, cerca de las actividades que se ofertaban gratis.

Productos contaminantes

“Tampoco el lugar en el que tuvo lugar la fiesta de los colores fue el más idóneo para el PSOE, ya que “la basura y el plástico derivado de la misma, fue ingente y el río y sus márgenes están más sucias”, manifiesta la concejala socialista. Propone que, de volver a organizarse, se elija otra ubicación para esta fiesta de colores.

“La concejala de Artes y Festejos olvidó que nuestra ciudad continua siendo la tercera de Galicia y merecemos unas fiestas acordes a eso”, señala la concejala del grupo municipal socialista. Cristina Cruz también lamentó . que también lamentó, en nombre de su grupo que no hubiera “puntos de violeta” para dar atención a posibles víctimas de agresión sexual.

El BNG, y en su nombre el portavoz del grupo municipal nacionalista en el Concello, Luis Seara, lamentó también que, este año “las fiestas de Ourense quedaran reducidas a la mínima expresión”.

Lamenta que hayan sido “unas fiestas sin identidad propia, con escasa oferta lúdica, cero animación en los barrios, apenas programación infantil, con un mercado medieval devaluado” .

Para el responsable del grupo municipal del BNG “unas fiesta que tenían que ser un referente gallego, y que se celebran al inicio del periodo estival, pasaron sin pena ni gloria, como si fueran unas fiestas de barrio más”.

Suscríbete para seguir leyendo