Freno histórico a la caída de nacimientos, pese a que cinco concellos de la provincia no registran bebés

Ourense inscribió un nacido menos que en 2022, un oasis en la sangría demográfica | En la provincia no crece el número de alumbramientos desde 2008 | En uno de cada cuatro municipios solo nació un niño en 2023

La ciudad concentra la mayoría de los nacimientos de la provincia

La ciudad concentra la mayoría de los nacimientos de la provincia / FDV

La provincia de Ourense mitiga la caída de nacimientos como nunca antes. En 2024 nacieron un total de 1.340 bebés, uno menos que en 2022, según arrojan los últimos datos de avance de población del Instituto Galego de Estatística (IGE). Este freno a la sangría demográfica es histórico, puesto que la media de bebés venía siendo de medio centenar menos en cada ejercicio. De hecho, en 2022 nacieron 58 niños menos que en 2021, y en el anterior periodo, 61 menos. Hay que remontarse hasta 2008 para encontrar datos mejores que los actuales: fue hace 16 años cuando Ourense registró el único incremento en el número de nacidos, pasando de los 2.073 de 2007 a los 2.156 de 2008. Desde entonces, la provincia fue en picado y no encontró respiro hasta 2023, aunque no se consigue revertir la tendencia negativa y crecer en número de bebés.

Peor lo tienen cinco concellos de la provincia. Os Blancos, Gomesende, Parada de Sil, Rubiá y A Teixeira son los peor parados de la estadística. En estos municipios no nació ningún niño en 2023, según el IGE. En todos nacieron bebés en 2022, excepto en A Teixeira, que hace un lustro que no tiene alumbramientos registrados.

En hasta 18 de los 92 concellos ourensanos –es decir, en uno de cada cuatro–solo nació un bebé en todo el 2023, último ejercicio del que hay datos oficiales. Son los municipios de Arnoia, Baltar, Beade, O Bolo, Calvos de Randín, Carballeda de Avia, Entrimo, O Irixo, Manzaneda, Padrenda, Porqueira, Rairiz de Veiga, San Amaro, San Xoán de Río, Sandiás, Sarreaus, A Veiga y Vilar de Barrio.

Aunque el freno a la caída de nacidos sea histórica en Ourense, el descenso de alumbramientos es una realidad que sufre la provincia desde hace décadas. De hecho, el ligero incremento del 2007 al 2008 fue casi un oasis. Si nos fijamos enlos datos del inicio del milenio, en el año 2000 había registrados 1.837 bebés nuevos, un 30% más de los que hay ahora.

Retrasar la maternidad

Aunque el retraso de la maternidad es una tendencia estatal, en Ourense se acentúa. Según los últimos informes del IGE, solo el 22% de las mujeres que fueron madres en la provincia en 2023 tenían menos de 30 años.

Hace una década, en 2013, el porcentaje de madres en la veintena era mayor: casi el 26% elegían estos tramos de edad para quedarse embarazadas. Si echamos la vista aun más atrás, a 2003, hace una década eran casi el doble de ourensanas las que tenían menos de 30 años cuando fueron madres. Al contrario, ahora son mayoría las que pasan de la treintena: prácticamente el 80%.

Como curiosidad, en la provincia de Ourense eligieron ser madres con más de 50 años un total de tres mujeres en 2023, mientras que el año anterior ninguna ourensana superaba esta edad.

Luz verde a 115.000 euros para programas de conciliación

La Diputación de Ourense, a través del Programa BenOurense Infancia, aprueba la concesión de ayudas a las entidades locales que presentaron proyectos para conciliación de la vida familiar de las familias, especialmente en los meses de julio y agosto. El BenOurense Infancia – PAI es un programa de ayudas del gobierno provincial para que los concellos mantengan los Puntos de Atención á Infancia, situados en concellos de menos de 5.000 habitantes para prestar apoyo a los padres de niños entre 3 meses y 3 años. El reparto económico del programa se hace siguiendo la “perspectiva de reto demográfico”, en palabras de la Diputación. El presupuesto para este ejercicio asciende a 115.000 euros, que se reparte entre 10 municipios. Los beneficiarios son Boborás, Carballeda de Valdeorras, Melón, A Peroxa, Ramirás, Riós, San Cristovo de Cea, Sandiás, Vilar de Santos y Vilariño de Conso, el 100% de los que solicitaron la ayuda. Por otro lado, la Diputación subvenciona a 47 concellos con programas de conciliación familiar, especialmente en los meses de verano. El dinero está destinado a gastos de personal y del servicio municipal.

Suscríbete para seguir leyendo