Chus, la mujer tras el legado Quesada

La arquitecta ourensana, que perdió a su marido y a su hijo, vela por la obra de estos pintores y preside la fundación que ya cataloga más de 300 piezas

Chus Blanco, presidenta de la Fundación Xaime Quesada

Chus Blanco, presidenta de la Fundación Xaime Quesada / IÑAKI OSORIO

Chus Blanco (O Carballiño, 1939) tiene más fuerzas que nunca para retomar una reivindicación histórica. Insiste en un espacio en Ourense para la obra de sus “chicos”, los ourensanos Xaime Quesada Porto y Xaime Quesada Blanco. Ella, arquitecta pionera en Galicia, sobrevivió a los dos. Ayer se cumplían 18 años del fallecimiento de su hijo, que se produjo apenas un año antes de perder a su marido. En poco tiempo, Chus dijo adiós a sus dos hombres y Galicia a dos de los artistas más reconocidos de los últimos tiempos. El Concello de Ourense le rinde homenaje a Quesada Blanco con la muestra “La fugacidad del tiempo”, que se exhibe en la sala Ángel Valente hasta el 30 de junio. En este espacio se presentó ayer el catálogo de la exposición, que reúne más de 60 obras.

“La idea de un espacio en la ciudad existe desde hace mucho tiempo, lo que a mí me gustaría puede ser demasiado ambicioso. Me confirmaría con cualquier espacio que pudiesen ofrecernos para tener permanentemente una obra”, dice Chus Blanco, presidenta de la Fundación Xaime Quesada Blanco, que se encarga de velar por el legado de padre e hijo

“Tenemos mucha obra, tanto de Jaime como de Jaimiño. Sería mi ilusión tenerla en Ourense, era el sueño de Jaime padre, Ourense era su casa”, insiste Blanco, que asegura que en la fundación tienen catalogadas más de 300 obras de ambos pintores.

Muchos de los cuadros sin catalogar están en Europa, aunque también se encontró con sorpresas recientes en México.

Eva Torres, responsable de los espacios expositivos del Concello, aseguró que “si no fuera por la subsistencia de Chus, no tendríamos esta obra”. Aníbal Pereira, teniente alcalde, valoró como “espectacular” la muestra. La edil de DO Ana Fernández puntualizó que “al lado de dos grandes hombres, hay una gran mujer”. Las amigas de Chus arroparon el acto en homenaje a “sus chicos”.

Suscríbete para seguir leyendo