Xosé Luis Foxo, condecorado por el rey: “Es un reconocimiento a la difusión universal de la gaita”

El director de la Real Banda de Ourense es uno de los 19 ciudadanos a los que Felipe VI entregó la Orden del Mérito Civil

Felipe VI impone la medalla a Foxo, junto a la reina, la princesa de Asturias y la infanta Sofía.

Felipe VI impone la medalla a Foxo, junto a la reina, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. / Casa Real

El director de la Real Banda de Gaitas de Ourense, Xosé Luis Foxo Rivas, tuvo que callarse durante dos meses que era uno de los 19 ciudadanos –uno por cada comunidad autónoma, Ceuta y Melilla– condecorados con la Orden del Mérito Civil que concede Felipe VI con ocasión del X aniversario de su proclamación como rey.

“Me dijeron que no podía decirlo y no lo hice”, comentaba este miércoles tras recibir la medalla en un acto presidido por los reyes Felipe VI y Letizia, y sus hijas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía, y al que asistieron los presidentes del Gobierno, Congreso de los Diputados, Senado, Tribunal Constitucional y Consejo General del Poder Judicial, así como el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, en su calidad de gran canciller de la Orden del Mérito Civil.

Por fomentar la gaita y enseñar a miles de jóvenes

Con este reconocimiento, la Casa Real ha querido resaltar las “virtudes cívicas que se ejercitan de manera cotidiana por tantos españoles”, dando visibilidad a conductas que permiten “articular, sustanciar y construir una sociedad mejor”. En el caso del gaiteiro y musicólogo, Xosé Luis Foxo Rivas (Romeor, Folgoso do Courel), la Casa Real ha querido ensalzar con esta condecoración varias décadas “fomentando y enseñando a miles de jóvenes este tradicional instrumento; construyendo y engrandeciendo, día a día, la Real Banda de Gaitas de Ourense”. Por este motivo, se le concede la Encomienda del Mérito Civil, una distinción que el director de la Real Banda suma a otras como la Medalla de Prata de Galicia, la Medalla de Ouro da Orde do Camiño de Santiago, la llave de la ciudad de New Yersey o el reconocimiento del papa Juan Pablo II.

Una experiencia "impresionante"

Foxo mantuvo el secreto durante dos meses y ayer pudo expresar por fin su satisfacción no solo por el reconocimiento a su trabajo, sino por la consideración que esta Orden del Mérito Civil supone para la gaita. “Fue una sorpresa que se fijaran en alguien del Courel y estamos viviendo una experiencia impresionante, de aprecio a esta música”, apunta el director de la Real Banda. “El rey –que se refirió a él como el gaitero mayor del reino– acaba de decirme que le gustaría que le ensañara a tocar la gaita”, comentaba al término de la celebración, que incluyó una comida cargada de protocolo, destaca el gaiteiro, impresionado por el reconocimiento a un trabajo de investigación y difusión que lleva décadas realizando desde Ourense. “Daba la impresión de que era algo poco conocido, pero me ha sorprendido el conocimiento que existe de la obra que hemos hecho desde la Real Banda, llevando la gaita por los cinco continentes”, detalla.

Esta condecoración, apunta, “me anima a seguir trabajando” porque, incide, lo suyo es “vocacional”. Destaca, además, el valor que esta distinción hace de la recuperación de la tradición popular, los cánticos y los cancioneros y, sobre todo, añade “la difusión universal que hice a través de ‘Os segredos da gaita’, un libro traducido a siete idiomas, desde japonés y alemán a ruso”. También la “difusión didáctica”, incide, al haber enseñado “a miles y miles de niños a tocar la gaita con base en el pentagrama”.

Muy satisfecho por este reconocimiento, Foxo mantiene los pies en la tierra y afirma que “el homenaje “más importante es ir por la calle y que te digan que estás haciendo una labor fantástica, es lo que te gusta oír, y sentir el aprecio de los jóvenes, que le dediquen tiempo a esta música y que crean en lo que hacen; ese es el mejor premio”, concluye.

Las partituras originales de la Gran Rapsodia de Aires Populares de Galicia

En agradecimiento a esta condecoración, Xosé Luis Foxo regaló a los Reyes las partituras originales de la Gran Rapsodia de Aires Populares de Galicia que les dedicó con motivo de su enlace matrimonial.

Suscríbete para seguir leyendo