El TSXG declara nula la sentencia que absolvió al novio de Nerea Añel, la joven hallada muerta en un río en 2020

El alto tribunal gallego ordena que se respete el veredicto de culpabilidad dictado por el jurado popular: culpable de homicidio por omisión

El novio de Nerea Añel en un momento del juicio por la muerte de la joven.

El novio de Nerea Añel en un momento del juicio por la muerte de la joven. / Iñaki Osorio

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) da la razón al Ministerio Fiscal y a la familia de Nerea Añel, la joven hallada muerta en el lecho de un río en Barbadás en septiembre de 2020 y cuya muerte había quedado impune según la sentencia absolutoria emitida el pasado siete de marzo. El alto tribunal gallego ordena anular este fallo, por el que un magistrado ourensano dejaba libre de cualquier delito relacionado con la muerte de la joven de 26 años a Julio, el único investigado del caso y pareja de la víctima. El juez emitió entonces una sentencia contraria al veredicto de un jurado popular, formado por nueve ciudadanos que, de forma unánime, consideraron al acusado culpable de los delitos de homicidio consumado y de homicidio por comisión por omisión. Los hechos probados vienen a decir que Julio estaba allí cuando Nerea sufrió un traumatismo craneoencefálico que le costó la vida y no la auxilió.

El pasado 7 de marzo, el magistrado ourensano dictó una sentencia absolutoria para Julio al considerar que no había “prueba suficiente” de que la joven se hubiese salvado con su ayuda. La climatología y el paso del tiempo dificultaron análisis forenses más exactos del cadáver, lo que hizo que el tribunal no precisase la circunstancia exacta de la muerte, pero sí considerase probado que Julio estaba allí cuando Nerea sufrió la caída.

El Alto Tribunal Gallego da la razón ahora al Fiscal, que vio “incongruente” la decisión del juez, y a la acusación, liderada por el letrado ourensano Jorge Temes. El TSXG ordena ahora anular esa sentencia absolutoria y actuar en base al veredicto del jurado: es decir, dictar una sentencia de culpabilidad de los delitos de homicidio consumado y de homicidio por comisión por omisión al acusado de la muerte de Nerea Añel. El fallo del tribunal es claro y no contempla otro de los escenarios que barajó la fiscalía: nombrar un nuevo jurado y repetir el juicio. Así, el TSXG falla que el juez ourensano, directamente, emita una sentencia acorde a lo que decidió el jurado popular. Este escenario era el que interesaba a Temes y a la familia de la víctima.

Los magistrados del TSXG destacan en la sentencia que “no se puede alterar el verdadero sentido de la declaración efectuada por el jurado” y subrayan esta decisión popular como la “base intangible” que deben seguir los jueces profesionales para calificar los hechos.

El alto tribunal gallego también cree que el magistrado ourensano tenía “posibilidad de control de la suficiencia de la prueba”, por lo que si consideraba que las pruebas no eran suficientes o eran contradictorias, “pudo a ver devuelto el acta al jurado”. Al no hacerlo, el TSXG considera que su sentencia “no puede desvincularse del contenido del veredicto inequívoco de culpabilidad”.

La resolución del TSXG es firme, no cabe presentar recurso contra ella. Con este fallo, la muerte de Nerea ya no queda sin culpable. 

El relato prueba que Julio no ayudó a la víctima

E relato de los hechos prueba que Julio, con múltiples antecedentes penales no relevantes para esta causa, y Nerea, de 26 años, mantenían una relación de pareja en la que tuvieron mutuos enfrentamientos en presencia de terceras personas, siendo agredida la joven en dos ocasiones.

El 15 de enero de 2020, se desplazaron hasta un motel de Barbadás. Allí pidieron el servicio de un taxista, al que Julio procedió a cogerle la cartera en un despiste. Ese mismo día, cuando quisieron solicitar otro taxi, la empleada del motel les anunció que iba a llamar a la Guardia Civil. Julio y Nerea huyeron corriendo por un camino en Barbadás, que discurre paralelo al margen de un regato. Ese mismo día se produce el fallecimiento de Nerea, en la noche del 15 al 16 de enero. El jurado popular vio probado que Julio se encontraba allí, cuando la joven de 26 años sufrió un traumatismo craneoencefálico. Julio no le prestó la asistencia necesaria para evitar su fallecimiento.  

Julio llegó a decir a la madre de Nerea y a otros allegados que la joven había sido detenida y se encontraba en prisión. Ocho meses después se halló su cadáver.