El socialista Fumega pacta gobernar con el PP en O Carballiño, sin permiso del PSOE

Ambos partidos acordaron repartirse la alcaldía hasta 2027, pero el PSdG amenaza con “tomar todas las medidas previstas” sobre sus concejales si se materializa esta decisión

El socialista Francisco Fumega, en su toma de posesión como alcalde de O Carballiño.

El socialista Francisco Fumega, en su toma de posesión como alcalde de O Carballiño. / FdV

A. Ferradás

Crisis política en O Carballiño después de que el PSOE llegase este martes a un pacto con el PP para dejar de gobernar en minoría en O Carballiño. Ambas formaciones acordaron gobernar en coalición el resto del mandato en una maniobra previa al pleno extraordinario convocado para hoy a petición de Espazo Común para reprobar al grupo de gobierno socialista y proponer al BNG y PP un cambio político en la gestión municipal. La sorpresa llegó a última hora de la tarde, con el rechazo rotundo y contundente de la Comisión Executiva Nacional del PSdG a dicho pacto.

En un comunicado señalan que, a través de la Secretaría de Organización y en coordinación con la Executiva Provincial de Ourense y la Ejecutiva Federal del PSOE, “ese acuerdo no cuenta con la autorización del Partido Socialista”.

Asimismo, advierten de que, de materializarse dicho pacto de gobierno, el PSdeG “tomará todas las medidas previstas en los estatutos y demás normativa del partido, con efecto sobre los concejales que desatendieran el mandato de los órganos de dirección”.

Este anuncio contrasta con la versión ofrecida por los representantes de los dos grupos municipales, tanto del PP como del PSOE, que aseguraron que se trata de un acuerdo “totalmente local” y que tenían “carta blanca” de sus partidos para llegar a este acuerdo.

Como fruto del pacto, y de finalmente producirse, Francisco Fumega seguirá como alcalde hasta abril de 2026 y después cederá la alcaldía al PP, que podría ostentar su portavoz, José Castro Gil, hasta mayo de 2027. Desde el PP apuntan que su decisión “no se basa únicamente en un reparto de sillas ni responsabilidades”, sino en “proporcionar la estabilidad necesaria para la gobernabilidad del Concello, así como conseguir las inversiones adecuadas a las necesidades del municipio y para el bienestar de la ciudadanía”.

La organización del nuevo grupo de gobierno quedará conformada en el pleno ordinario a celebrar en julio, y pasará de tener seis ediles a once, quedando la oposición reducida a cinco concejales de Espazo Común y uno del BNG. Habrá una reestructuración de áreas para dar cabida a los cinco nuevos miembros del PP. Lo que sí está confirmado, es que Castro Gil será el primer teniente alcalde mientras esté Fumega en la alcaldía.

Este pacto no ha cogido por sorpresa a Espazo Común, ya que Pachi Vázquez asegura que la petición del pleno para buscar un cambio en O Carballiño precisamente “se presentó para que se quitaran las caretas”. Y es que en más de una ocasión criticó el constante apoyo de los populares a facilitar la gobernabilidad del alcalde socialista.

Proyectos y reparto de áreas

Fumega asegura que “es un acuerdo por O Carballiño, por encima de las cuestiones ideológicas de cada grupo pueda tener” y que lo que prima es la necesidad de tener una estabilidad, ya que “no se puede estar sin presupuestos, sin una serie de cuestiones necesarias”. Señala que hay retos importantes que van a marcar el futuro de este Concello, como la ampliación del parque empresarial, el nuevo centro de salud, nuevas instalaciones deportivas. Asimismo, destaca otros proyectos como una inversión de más de un millón de euros provenientes de Europa para actuaciones de embellecimiento del pueblo y sostenibilidad, unos 600.000 de la Diputación del Plan Único para esta anualidad, y ayudas de la Xunta ya confirmadas y firmadas.

Por su parte, Castro Gil señala que entendía que O Carballiño necesitaba un acuerdo, pero no tenía claro con quien, y afirma que “fue ayer la última reunión, la decisiva”. Y es que hasta entonces también hubo negociaciones con Espazo Común “pero no llegamos a nada tangible hasta hoy”, y fue con el PSOE.

Aun no está decidido el reparto de áreas, pero adelanta que “queremos trabajar en el mantenimiento y limpieza de calles desde el primer día y que el cambio se note”. Es consciente de que el Concello tiene poco dinero y cree que con este pacto se puede llegar a las administraciones provincial, gallega y central donde están el PP y el PSOE.

En cuanto al reparto de áreas, aun pendiente de cerrar, se establecerá una representación equitativa en las distintas concejalías. Fumega valora que se van a crear once áreas ya que hasta ahora hay concejales del PSOE gestionando más de una y se van a repartir. Por ahora se confirma la tenencia de alcaldía para Castro Gil, quien aclara que cuando toque el turno al PP en la alcaldía “no sé si seré yo el alcalde u otra persona; eso no es lo importante”.