Estafó 860 euros haciéndose pasar por arrendatario de un piso en la calle San Francisco

El acusado contactó con la víctima a través del móvil de su ex

e.f

Un vecino de Ourense, con las iniciales R.F.P., acepta dos meses de trabajos en beneficios a la comunidad tras ser juzgado por un delito de estafa, por el que inicialmente el fiscal le pedía una pena de seis meses de prisión. El hombre utilizó el teléfono de su ex pareja para hacerse pasar por un agente inmobiliario y obtener ilícitamente dinero de una víctima que quería alquilar un piso en la ciudad.

Según los hechos probados, el acusado, con antecedentes penales no computables en la citada causa, contactó a través del móvil de su ex con la víctima para alquilarle un piso. Primero le dijo que estaba situado en la calle San Francisco. Después, en la calle da Granxa. La víctima entregó al acusado 380 euros en efectivo, que se corresponderían con un mes de alquiler, otros 380 en pago de seguro y 100 más en concepto de fianza. Llegó a recibir del acusado unas llaves y un contrato firmado con sello.

La víctima se dio cuenta de haber sido objeto de engaño por el investigado, que según demuestran los hechos probados, no tenía ningún tipo de disposición sobre inmueble alguno. La víctima se enteró por la ex del acusado.

La magistrada Susana Pazos, del juzgado de lo penal, emitió esta semana la sentencia. El fallo considera al acusado culpable del delito de estafa. La jueza le suspende por el plazo dxe dos años la ejecución de la pena de prisión impuesta, pero condicionada a que el acusado no vuelva a delinquir en el plazo indicado. También tendrá que cumplir con los dos meses de trabajos a la comunidad.