Una ourensana que roza el 14 en la ABAU: “No sé qué hacer”

Xulia leyó cuatro novelas desde que acabó las pruebas de acceso a la universidad, la última de Ledicia Costas. Óscar dice que lo importante es no obsesionarse con los resultados. Greta agradece al deporte como antídoto contra el estrés del estudio. Los tres ourensanos entran en el top 10 de mejores expedientes académicos

Greta Vázquez, Xulia Formella y Óscar González, con sus notas, ayer en el Parque de San Lázaro de Ourense.

Greta Vázquez, Xulia Formella y Óscar González, con sus notas, ayer en el Parque de San Lázaro de Ourense. / IÑAKI OSORIO

“Lo importante es no agobiarse”. Óscar, Greta y Xulia no se conocían antes y sin saberlo coinciden en esta frase como la receta mágica de rozar la excelencia en la ABAU. La nota más baja es un 9,88 sobre 10. Un sinónimo en el examen de inglés le jugó una mala pasada a una de las chicas. Serán matemáticas, bioquímicos y quién sabe qué más. “No tengo ni idea de qué hacer, me pondré con calma a mirarlo por la tarde”, confiesa Xulia Formella, estudiante del IES 12 de Outubro. Va en serio. Dice que aún no hizo la preinscripción, y aunque hizo el Bachillerato por la rama social, no se decanta por ninguna especialidad todavía.

Sí tiene claro que pasa de las ingenierías. Pocos apellidos como el suyo hay en la provincia: es hija de Arno Formella, director de la Escuela de Ingeniería Informática. “Ingeniería sí que tengo claro que no, soy más de letras”, se ríe la joven. De su padre se lleva el alemán, que no es poco. Habla cinco idiomas: gallego, castellano, portugués, inglés y alemán.

La lectura es el pasatiempo favorito de Xulia. “Desde que acabé la ABAU me leí cuatro libros. El último de Ledicia Costas, otro en portugués sobre un espía, otro en español y otro en alemán”, cuenta la joven, que también se graduó este curso en el conservatorio de música. Toca el violín y el contrabajo desde pequeña. Con el 9,884 que obtuvo en la ABAU, casi que entrará donde quiera. De momento, el verano lo aprovechará para leer las novelas atrasadas.

“No puedes obsesionarte”

Le saca menos de una décima Óscar González, del IES O Ribeiro. Se entera por teléfono que es la nota más alta de la provincia: un 9,9 “a secas”, que lo coloca en el puesto seis de mejores expedientes de Galicia, empatado con otro joven de fuera de la provincia. La jefa de estudios del instituto celebró con él este triunfo ayer por la mañana y le animó a salir en el periódico. “Es tímido”, dicen en el centro, que presumen de la “alegría” de esta nota tan buena. “La verdad es que no hice nada especial, es lo típico de intentar que no se acumule el trabajo, no agobiarse y sobretodo no obsesionarte con el resultado, porque estas emociones te hacen empeorar el resultado”, se quita méritos Óscar. Tiene muy claro qué estudiará: un doble grado de Biotecnología y Bioquímica que solo se imparte en la Universidad de Tarragona. “En cuarto de la ESO barajaba varias opciones, pero en estos últimos cursos fui teniendo claro que quería hacer esa carrera”, explica el joven de Ribadavia, que asimila ya la morriña que se le viene encima. “Siempre hay que hacer esfuerzos por lo que quieres”, asume.

Leer, ver películas, quedar con los amigos... Esas son las aficiones de Óscar y la vía de escape del estudio que manejó en estos cursos.

A por matemáticas puras

Contenta con el resultado también está Greta Vázquez, del centro Santa Teresa de Jesús de Ourense, las Carmelitas. Gracias a su expediente de Bachillerato y a la nota de las materias obligatorias en la ABAU, obtuvo una calificación de 9,88 sobre 10. Si le suma los buenos resultados en las optativas, tiene un un 13,83 redondo para entrar en su pasión: las matemáticas puras. “Se me dan muy bien, me gustan sobre todo las carreras de Ciencias y esta es la que más se me ajusta. Lo decidí al entrar al Bachillerato”, cuenta esta ourensana, que elegirá la Universidad de Santiago de Compostela.

El truco de Greta: “Muchísima constancia y mucho trabajo, y sobre todo que el curso no lo llevé con mucho estrés, y yo soy muy nerviosa”, confiesa. Aunque la nota es suficiente, apuntó una segunda opción: ingeniería química, por si el 13,83 no llega.

A Greta le ayudó el deporte a sobrellevar el esfuerzo con los estudios de este último tramo. Aunque este año tuvo que dejar atletismo por la carga de trabajo, confiesa que practicar deporte es “fundamental, me ayudó un montón”. Ella cierra el top 10 gallego de los mejores expedientes de la ABAU.

Cabe recordar que los mejores expedientes que calculan fuentes de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (Ciug), se basan en la media de las asignaturas obligatorias y del expediente de Bachillerato, con una calificación máxima de 10, un método más justo. A partir de esta puntuación, las notas varían dependiendo de la carrera que elija cada uno, ya que hay materias que ponderan con más puntuación en unas áreas que en otras, por lo que un mismo joven puede obtener un 12 para un grado y un 13 para otro.

Suscríbete para seguir leyendo