Arqueólogos del campus vuelven a Marruecos para analizar el material recogido en Tahaddart

El proyecto internacional, iniciado en 2021, tiene una duración de cinco años

REDACCIÓN

Miembros del Grupo de Estudios de Arqueología, Antigüedad y Territorio (Geaat) del campus de Ourense de la UVigo y del centro Insap de Marruecos desarrollan el proyecto arqueológico internacional MA.RO.CO desde 2021. Su objetivo es ahondar en el conocimiento del yacimiento marroquí de Tahaddart, dedicado a la producción industrial de salazón de pescado y al comercio durante la época romana.

El equipo internacional estuvo trabajando en las dos últimas semanas en las ciudades de Tánger y Larache en el registro y estudio de los restos recogidos. Hasta ahora, los arqueólogos ya han realizado tres intervenciones conjuntas que permitieron la recogida de numeroso material, como miles de fragmentos de cerámica, vidrio, material lítico y restos orgánicos como huesos, semillas, maderas, conchas y restos de pescado.

El proyecto, que tiene una duración de cinco años, se realiza en el marco de un convenio de colaboración en materia de patrimonio cultural firmado entre el Ministerio de Cultura del Reino de Marruecos y la UVigo. La iniciativa está financiada por la Xunta de Galicia, a través de la convocatoria para proyectos de personal investigador con trayectoria excelente. MA.RO.CO está dirigido por el arqueólogo del Geaat Adolfo Fernández, por el investigador del Insap Mohamed Kbiri-Alaoui y por la profesora de Kenitra Meriem Hansali.

Tahaddart

El yacimiento de Tahaddart se sitúa en el norte de Marruecos, a 20 kilómetros al sur de Tánger, en una lengua de arena entre el océano Atlántico y una gran laguna interior. El complejo, que data de la época romana, se encuentra en buen estado de conservación y cuenta con varias grandes fábricas de salazón de pescado. Los trabajos realizados a lo largo de estos años en el proyecto permitieron ampliar las dimensiones conocidas del yacimiento al descubrir nuevas fábricas y numerosos restos. Entre otros, los investigadores encontraron abundantes muestras de pescado, la primera de este tipo que se analiza. El material arqueológico encontrado fue depositado en el Museo de Lixus, cerca de la ciudad de Larache. Ahí trabajó el equipo, compuesto en el caso del Geaat por Adolfo Fernández, Fermín Pérez, Patricia Valle, Alba A. Rodríguez y Marta Lago. El trabajo realizado se centró en la identificación, registro, dibujo y estudio del material recuperado en las tres campañas realizadas hasta ahora en Tahaddart. Durante esta fase, el equipo contó con la colaboración de investigadores de universidades de Portugal, Cataluña y Castilla y León.