Sanidade prevé que las obras del paritorio acaben antes de julio

PSOE y BNG pidieron en el Parlamento que se agilicen los trabajos en el Materno-Infantil

REDACCIÓN

PSOE y BNG vuelven a llevar al debate político la situación del hospital Materno-Infantil de Ourense. Los nacionalistas exigen a la Xunta que repare la sala de partos, mientras los socialistas urgen la finalización de las obras en el áreas sanitaria ourensana. El conselleiro de Sanidade, Antonio Gómez Caamaño, aseguró ayer que en junio quedarán terminadas las obras en la zona de partos.

La situación del Materno-Infantil fue abordada en el Parlamento de Galicia. Por un lado, el PSOE valoró de “injustas y suficientes” las disculpas del gobierno autonómico ante el malestar de los profesionales por la situación del CHUO. La diputada socialista Carmen Daosta ve “inaceptable” el estado del Materno y cuestiona el papel del nuevo gerente del área sanitaria ourensana.

Por otro lado, la diputada nacionalista Noa Presas exigió un “funcionamiento digno” del paritorio y criticó la “desidia” del gobierno gallego con la infraestructura.

El conselleiro de Sanidade justificó el retraso en las intervenciones porque hubo que realizar otros trabajos adicionales para instalar gases medicinales. Caamaño agradeció a los pacientes y profesionales la “comprensión” ante las molestas que ocasionan las obras.