De los apuntes a la aventura del cine

Tras acabar Bachillerato y la ABAU, un grupo de estudiantes del IES Universidade Laboral dedicarán las vacaciones a rodar un largometraje: “Somos cinéfilos y unos frikis”

Daniel, en primer término, con otros compañeros del equipo: Catalina, Ana, Elías y Helena.

Daniel, en primer término, con otros compañeros del equipo: Catalina, Ana, Elías y Helena. / Alan Pérez

Money Bells es una película sobre engaños, estafas y conflictos personales. Empezará a rodarse en julio y detrás de las cámaras estarán jóvenes que acaban de finalizar sus estudios de Bachillerato y que han decidido dedicar sus vacaciones a estrenarse en el mundo del cine. Son Miñoca Filmes, una productora que ya avanza que tienen ganas e ideas para llevar a cabo “proyectos loquísimos”. No han logrado apoyo económico, pero siguen adelante y lo sufragarán con sus propios fondos.

Todo empezó en las aulas de 2º del Bachillerato de Artes del IES Universidade Laboral de Ourense. Uno de los alumnos, Adrián Basalo, acumulaba varias redacciones de guiones cinematográficos y se los mostró a su compañero Elías Rionegro, que se entusiasmó con Money Bells. “Leí las primeras once páginas y le dije, acábalo que lo vamos a hacer”, relata.

Mientras se desarrollaba el guion de lo que acabó siendo un largometraje se sumaron otros compañeros. Y así empezó una aventura tan apasionante que se ha convertido en el descanso perfecto tras finalizar los estudios de Bachillerato y, en algunos casos, también la ABAU. Pasarán sus vacaciones de verano detrás de las cámaras, pero no conciben un plan mejor: “Para nosotros es pasión, somos cinéfilos y unos frikis. Además, es una actividad que, si sale bien y la podemos compartir con el público, mejor”, añade Elías, que ha asumido las tareas de dirección de fotografía, producción y ayudante de dirección.

Miñoca Filmes

Lo primero que hicieron fue crear una productora, Miñoca Filmes, un nombre que surgió en el Café Latino, con un concierto de jazz de fondo. “Lo más fácil era un nombre en inglés, pero estamos en Galicia y queríamos que fuera algo nuestro”, detalla el joven.

Lo siguiente fue buscar financiación, pero aquí no han tenido tanto éxito. “No conseguimos nada, así que lo haremos de nuestro bolsillo”. Esto supuso que un proyecto que arrancó con un presupuesto inicial de “cinco cifras” se haya reducido a “tres”. Un contratiempo que no achicó sus ganas de hacer cine. “Nosotros seguimos”.

Crearon la productora, publicitaron el proyecto en redes sociales y lanzaron un anuncio para buscar actores y actrices. “Nos vinimos arriba”, afirman.

El equipo

Además de Elías y Adrián, que es el guionista y director, completan el equipo técnico Helena Amorós (atrezo), Eva Álvarez (maquillaje), Diego Gómez, Sebastián Rodríguez, Marco Garrido, Daniel Rodríguiez y Wilson Tavares. Elías, Adrián, Helena y Eva son estudiantes de la Laboral, y también participa como actriz Ana Fernández Cid-Feijóo, que estudió el Bachillerato de Artes Escénicas en el IES As Lagoas. Otros miembros del equipo son profesionales que mostraron interés por el proyecto y se han sumado.

Parte del equipo de Money Bells, ayer en Ourense.

Parte del equipo de Money Bells, ayer en Ourense. / Alan Pérez

Money Bells, detalla Adrián, autor del guion, es una historia de engaños y venganza ambientada en los años 90. “Tres jóvenes deciden crear una red de subastas telefónicas en las que estafan a la gente con la venta de productos que no son de buena calidad, cuando llevan el producto a casa le roban algo y eso será lo que subastarán después”, relata. Así hasta que los clientes estafados deciden tomarse la justicia por su mano, mientras los jóvenes protagonistas luchan contra sus propios conflictos personales.

“Es una crítica a las personas, queremos transmitir que a veces los actos tienen consecuencias sobre la gente que nos rodea; más que sobre nosotros mismos”, explica Adrián.

El proceso

El rodaje se desarrollará entre julio y agosto en la ciudad de Ourense, especialmente en el casco histórico, y en dos aldeas del entorno de la capital. El elenco está por completar y, en esta tarea están inmersos estos días, colocando carteles por la ciudad y anuncios en sus redes sociales. “Tenemos a los tres protagonistas, pero nos falta una actriz”, detalla Adrián.

También cuentan con material técnico para el rodaje, aunque no han conseguido todavía el equipo de sonido.

Pese a su juventud, se atreven con todo. “Dedicaremos el verano al rodaje y después a la edición, montaje y postproducción. Nuestra idea es presentar la película a algún festival y concursos. Y a ver si conseguimos distribución”, señalan.

Aunque algunos ya han realizado proyectos audiovisuales –en algunos casos trabajos de clase, como el rodaje del corto Side Eye, en el que participó Adrián–, y tienen experiencia en fotografía y grabación, este será su gran salto a la experiencia cinematográfica. Este largometraje será el primero de una prometedora lista, ya que parte del equipo enfocará sus estudios superiores al mundo del cine.