Juan Alberto García de Cubas | Presidente de Cultura en Vena

“El arte puede ser una herramienta de mejora de la salud”

El presidente de Cultura en Vena visitó la ciudad para hablar de humanización

Juan Alberto García de Cubas.

Juan Alberto García de Cubas. / Iñaki Osorio

Un centro sanitario puede convertirse en el escenario de un concierto, en una sala de exposiciones o en una biblioteca. Alberto García de Cubas (Madrid, 1966) lo tiene claro: el arte debe formar parte del tratamiento del paciente hospitalizado. El presidente y creador de la Fundación Cultura en Vena visitó esta semana la ciudad para protagonizar una charla sobre salud y arte organizada por la Academia Médico Quirúrgica.

–¿Qué lo motivó a crear esta fundación?

–La idea surgió en 2011, a partir de la experiencia sanitaria de un familiar. Ahí conocí la realidad hospitalaria y, como arquitecto, pensé en las mejoras que se podían implementar en el espacio. A partir de ahí, nació la idea de Cultura en Vena, que nace con la vocación de unir cultura y salud.

–¿El arte beneficia la estancia en el hospital?

–El arte puede ser una herramienta de mejora en la salud de las personas, está probado, hay miles de estudios científicos que lo avalan. Es buena para la salud, la percepción del paciente que está ingresado cambia, porque recibe algo que no esperaba.

–Y las administraciones, ¿lo ponen en práctica?

–La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentóa finales de 2019 un documento en el que habla del papel de la cultura en la mejora de la salud de las personas y, a partir de ahí, prescribe a los Gobiernos de la Unión Europea a introducir prácticas artísticas en sus políticas sanitarias. Este es un marco muy propicio para que en España todas las comunidades autónomas se interesen por implementar la cultura en los centros sanitarios.

–De hecho, el área sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras colabora con su Fundación.

–Sí, la exposición “Pequeños pacientes, grandes lectores” está desde enero en el CHUO. Cada vez nos llaman de más zonas de España porque quieren que colaboremos, pero si no estamos más presentes es por un tema financiero. La Fundación trabaja a partir de filantropía y de participar en convocatorias públicas. Por ahora no hay un marco que regule el presupuesto del sistema público sanitario para programas culturales, así que mientras hay que buscar fórmulas.

–¿Qué tipo de iniciativas artísticas promueven?

–Tenemos muchos proyectos, como el arte ambulatorio, de exposiciones que visitan centros sanitarios, el programa de conciertos de los Músicos Interno Residentes (MIR), el proyecto Vulnera, de visitas al Museo Thyssen para hablar de temas relacionados con la práctica de la profesión... También tenemos programas específicos de ámbitos rurales, para llevar el arte al rural. Todos los proyectos tienen mucho éxito, son muy solicitados.

–Cuando empezó, ¿se imaginaba que la Fundación iba a tener presencia en cientos de hospitales en toda España?

–No, nunca lo hubiese imaginado. Lo importante es que hay una evidencia científica, que es lo que avala la puesta en marcha de estos proyectos. Es cierto que desde el primer momento teníamos la certeza de que funcionarían, habíamos probado a pequeña escala, pero no esperábamos esto. La difusión nos ha ayudado mucho a que nos conozcan en toda España. En Málaga, el área de Cultura del Ayuntamiento ya invierte recursos económicos para que Cultura en Vena tenga presencia continuada en uno de los hospitales.

–Cada vez hay más sensibilidad con la humanización de los espacios sanitarios...

–Sí, sin duda. La humanización es cada vez más importante, y la cultura es uno de los muchos elementos que interviene en eso, que ayuda a hacer un hospital un lugar más agradable.

Suscríbete para seguir leyendo