Una patrulla del destacamento de Verín de la Guardia Civil de Tráfico intercepto, la madrugada del pasado miércoles, en la autovía A-52, a la altura del municipio ourensano de Verín, a un vehículo que circulaba en sentido Vigo por los carriles reservados al sentido contrario, el que lleva a Benavente (Zamora). Transitó en dirección opuesta, poniendo en riesgo al resto de usuarios, durante unos 14 kilómetros.

Sobre la 02:05 horas de esa madrugada, la central de emergencias del 112 avisó de la circulación de un vehículo en sentido contrario por la zona de Riós. Activado el protocolo para este tipo de sucesos, los guardias civiles lograban la interceptación del turismo cerca de la salida de Verín, tras haberlo intentado en varias ocasiones con anterioridad.

La conductora, que se encontraba totalmente desorientada, manifestó que no se percató de su conducción anómala ni sabía el lugar exacto de su acceso a la vía, arrojando en la prueba de alcoholemia tasas positivas de 1,29 y 1,32 mg/ml.

La escasa circulación a dichas horas y la rápida actuación de los guardias civiles lograron eliminar "las nefastas consecuencias que la peligrosa actuación delictiva pudo haber originado", destaca el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense.

La conductora se podría enfrentar a penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años.