La portavoz del grupo municipal socialista, Natalia González Benéitez, hace un llamamiento a todas las fuerzas políticas, sindicatos y funcionariado del Ayuntamiento de Ourense, para condenar y denunciar públicamente “el acoso y derribo del alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, a los trabajadores y trabajadoras municipales, y plantarle cara sin miedo ni complicidad a uno obsesivo dictador, que está destruyendo el Concello, y dañando irremediablemente la imagen de la ciudad”.

Esta petición tiene que ver con la supuestas visitas amenazantes, denunciadas hace unos días por el BNG y que hace el alcalde por sorpresa a departamentos, así como los continuos ceses y destituciones de jefes de servicio.

“Desde el grupo municipal trasladamos una vez más nuestro apoyo y respeto total a todos y todas las empleadas de nuestro ayuntamiento ante un regidor que, junto a sus asesores y concejales florero, dedica su tiempo a ejercer de Torrente, d desatado por las dependencias municipales y sobrepasa todos los límites”, afirma la también secretaria general del PSdeG-PSOE en Ourense.

Insta de nuevo al PP a poner fin de una vez al “via crucis” que está padeciendo la ciudad por ser los “máximos responsables de la situación y cesar ya de una vez en su blanqueamiento y apoyo en la sombra a Democracia Orensana”.

Persecución al funcionario

Los y las socialistas lamentan la campaña de demonización y persecución del funcionariado, iniciada por el regidor, y consideran que se trata de un desvío de la atención más, “para tapar vergüenzas y crear una cortina de humo”, evitando así hablar de su mala gestión, atender las necesidades de los y de las más vulnerable, o rendir cuentas”.

También le acusan de “incitación al odio en las redes sociales hacia representantes sindicales y políticos, acceso a datos protegidos de las personas y vulneración reiterada del ROF para impedir a altos funcionarios u oposición intervenir en el pleno”.