Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El auge de las casas nido llega ya a 47 núcleos en concellos con poca población de Ourense

La apertura de dos nuevas instalaciones en Laza y Monterrei eleva a 235 las plazas de 0-3 años creadas en municipios que carecían de servicios de atención a la infancia | Otras tres abrirán antes de final de año

Monterrei abrió su tercera casa nido en Vences. | // FDV

El auge de las casas nido se extiende por Ourense, un territorio favorable para su expansión debido a que en buena parte de la provincia se cumplen los requisitos básicos para su implantación: municipios con menos de 5.000 habitantes (el 75%) y en los que no exista ningún otro recurso de atención a la infancia de hasta tres años de edad.

Desde que la Xunta lanzó la primera convocatoria, en 2016, se han autorizado 103 casas nido en Galicia y 50 de ellas, casi la mitad, están en esta provincia. Esta misma semana empezaron a funcionar dos nuevas instalaciones en Retorta (Laza) y Vences (Monterrei), y ambas recibieron el miércoles la visita del director xeral de Familia, Infancia e Dinamización Demográfica, Jacobo Rey. A ellas se sumarán antes de final de año tres más en Lobios, Xunqueira de Espadanedo y Chandrexa de Queixa. Las 47 actualmente operativas cubren este servicio en 41 concellos de la provincia.

Visita del director xeral a la casa Abelliñas, de Laza. FdV

Este recurso es clave para la conciliación familiar y laboral y, sobre todo, para fijar población en el rural. Con un máximo de cinco plazas por casa dirigidas a menores de 3 meses a tres años, es gratuito para las familias, que pueden llevar a sus niños un máximo de ocho horas diarias en un horario flexible que se puede pactar con la profesional que gestiona la casa. En la actualidad hay 235 plazas en la provincia y serán 250 a final de año.

Instalaciones de la nueva casa nido Abelliñas, de Laza. | // FDV FdV

La demanda es alta y suele haber lista de espera, de hecho, en algunos concellos se ha duplicado el servicio, e incluso triplicado. Es el caso de Monterrei, el único municipio en el que ya funcionan tres casas nido, dos en Albarellos y Vilaza, y una tercera en Vences, que arrancó su actividad el pasado lunes. Su promotora, Belén Carrasco, confirma la elevada demanda: “Sigo teniendo llamadas de gente que necesita una plaza”, señala. La prioridad es siempre para los menores empadronados en el municipio, pero este recurso está abierto también a los concellos limítrofes. En este caso, la proximidad de Verín hace que la demanda sea mayor.

“Mi hija se quedó en lista de espera en otra casa nido y decidí montar una”

decoration

Belén, que ya fue promotora de una casa nido en Castrelo do Val, decidió montar esta en su propia casa, en Monterrei, cuando tuvo a su hija. “Me cambió el mundo, al tenerla a ella quise quedarme aquí, pero no tenía plaza para ella y me animé a dar el paso”, relata. Así es como nació Enredos, la tercera casa nido de Monterrei, abierta el pasado lunes y completa. “Se llenó en el momento en el que abrí la inscripción y en las otras hay lista de espera, yo misma estuve en esa lista hace un año y no pude trabajar porque tenía que cuidarla y no quería irme de aquí”, comenta Belén.

Casa nido Enredos, en Monterrei. FdV

Algo similar ha vivido Yolanda Parauta, vecina de Retorta, en Laza, que llevaba años trabajando en un supermercado pero lo dejó para poner en marcha la segunda casa nido de Laza. Formada en Educación Infantil, ya había solicitado el proyecto en una convocatoria anterior pero no lo consiguió y lo volvió a intentar.

“Tuve un niño y decidí montar una casa nido porque no es lo mismo conciliar en otro empleo, que en el tuyo"

decoration

“Tuve un niño y decidí a volver a probar porque no es lo mismo conciliar en otro empleo, que en el tuyo; y aquí estoy, mejor conciliación que esta no puede haber”.

Su hijo es uno de los usuarios de la nueva casa nido Abelliñas, habilitada en su propia vivienda, en el garaje, que partió a la mitad para crear este espacio. “Iniciativas así evitan que la gente se marche, así será mucho más fácil fijar población en el rural”, concluye Yolanda.

Compartir el artículo

stats