“A ver si al fin deja de llover en las escaleras” : 140.000 euros para mejorar 52 pisos en Covadonga

La obra tratará de subsanar problemas en los edificios 1 y 3 de Manuel Lago | Lo más grave, el patio interior abierto que hace que muchos timbres y cuadros de luz no funcionen por la lluvia

Fachada deuno de los dos edificios que se van a restaurar |   // I.OSORIO

Fachada deuno de los dos edificios que se van a restaurar | // I.OSORIO / M.J.A.

M.J.A.

El día 7 de enero, un voraz incendio en el interior de un piso de protección en la calle Manuel Lago, en el barrio en Covadonga, en Ourense, se llevó la vida de dos mujeres. El drama pudo tener aún peores dimensiones, pues en muchos de los pisos del edificio, construido con un patio interior abierto, en cuyas escaleras caía ese día agua de la lluvia a raudales, la mayoría de los timbres no funcionan desde hace tiempo, precisamente a causa de la lluvia que cae sobre las puertas y paredes de ese patio abierto al cielo y algunos residentes tardaron en recibir la alerta de desalojo.

Fachada de una de los edificios en el que ardió el piso. |   // IÑAKI OSORIO

Escaleras interiores a cielo abierto en Manuel Lago. | // I.OSORIO / M.J.A.

Los vecinos expresaron sus quejas por las deficiencia del inmueble, en aquella aciaga jornada del incendio, aprovechando la presencia de los medios de comunicación y, finalmente la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Medio Ambiente anunció hace unos días obras de mejora por 140.000 euros, en ambos inmuebles de los números 1 y 3 de la calle Manuel Lago de Covadonga.

Algunas vecinas, que el día del incendio, clamaban por un proyecto de reforma interior del edificio para subsanar las irregularidades, y sobre todo la humedad , como “María”, nombre supuesto, señalaban ayer que “es una alegría saber que la Xunta va a actuar, son edificios que tienen muy pocos años, pero estos días que vuelve a llover, si subimos o bajamos por la escalera tenemos que hacerlo con paraguas porque ese hueco de escalera abierto hace que llueva dentro. Es peligroso”, explica.

Las obras previstas por el Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) en esas 52 viviendas, emplazadas en los números 1 y 3 de la calle Manuel Lago, son labores de limpieza, pintura y demás en estos inmuebles, que son el resultado de un concurso de ideas convocado en el año 2006.

De ese concurso salió el diseño de estos bloques, en los que el acceso a las viviendas “se realiza a través de dos patios abiertos (uno por cada bloque) que sirven para ventilar e iluminar, pero están expuestos a la lluvia, lo que repercute en su estado de conservación”, explica el Instituto de Vivenda.

“De este modo, el objetivo del contrato es ejecutar las obras necesarias para corregir determinadas deficiencias sobre los elementos constructivos más expuestos, especialmente en los patios por los que se entra a las viviendas. El importe de la licitación asciende a 142.615 euros y el plazo de ejecución será de seis meses, como máximo” afirman .

La lista de obras menores que se incluyen en esta partida que envió ayer la consellería, incluye sobre todo limpie y repintados de baldosas losas , y también algún sumidero, eliminación de óxido en perfilería metálica (pilares, chapas de acero galvanizado y barandillas en zona de escaleras) para pintado posterior entre muchos ochos trabajos de acondicionamiento.

Los vecinos esperan que, con el tiempo, ese patio se cierre con una claraboya protectora

Entre las obras que tiene previsto iniciar en breve la Xunta en estas viviendas, está la reparación de puertas de acceso en el numero 1; también reparaciones puntuales de filtraciones en el exterior y balcones de acceso; instalación de sumidero lineal y gárgola en el encuentro con el cierre del hueco del ascensor en la planta bajo cubierta del bloque 1; reparación de mortero; limpieza a presión de chapa minionda en la cubierta de acceso a los portales; limpieza mediante agua a presión de los bancos de planta baja y aplicación de hidrofugante. Son más de una veintena de acciones de mejora, pero ninguna incluye algo que, ayer, en un primer análisis de las obras previstas, pedían los vecinos: que si no ahora, al menos a medio plazo, “ nos instalen una claraboya o algún otro techo que aísle las escaleras del edificio del exterior; hasta entonces no dejará de llover en timbres y viviendas, como ocurre ahora”, afirman.

Suscríbete para seguir leyendo