La Audiencia Provincial de Ourense ha programado para el lunes y martes de la próxima semana –12 y 13 de diciembre– el juicio contra un empresario del sector de la pizarra –se dedicó a esta actividad entre los años 2013 y 2019–, que está acusado de causar un perjuicio a la Tesorería General de la Seguridad Social por un importe total de 392.805,4 euros, la suma de las cuotas presuntamente defraudadas a través de tres empresas diferentes.

Una multa millonaria

En la calificación provisional de los hechos –un planteamiento que la fiscal puede modificar al final del juicio, o en el caso de que se produzca una conformidad del encausado–, la Fiscalía solicita una condena de 5 años de prisión, así como una multa de 1.571.221,6 euros –cuádruple de la cantidad defraudada–, además de la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante un periodo de 8 años.

Tres sociedades limitadas con las que presuntamente cometió el fraude de los casi 400.000 euros están consideradas en este procedimiento judicial como responsables penales. El ministerio público pide que estas mercantiles satisfagan en conjunto una multa equivalente al doble de la cantidad defraudada, y que además se les aplique la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones públicas y de recibir beneficios o incentivos fiscales durante un tiempo de 6 años.

Sí descontaba las cuotas de los salarios

Presuntamente, el pizarrero acusado encadenaba sucesivas altas y bajas de sus trabajadores en las diferentes entidades de modo que cuando se acumulaban los impagos formalizaba una nueva sociedad limpia de deudas, trasvasando a la plantilla. Según la Fiscalía, eludía el pago de las cuotas a la Seguridad Social, “pese a detraer la cuantía correspondiente de las nóminas de sus trabajadores”.