Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición reprueba al gobierno de Jácome por “su gestión irresponsable”

Un moción sobre las horas extras de los cuerpos de seguridad y de emergencias sirvió para criticar el mandato actual | El alcalde: “Mejoramos la Policía Local, está mejor organizada”

Gonzalo Pérez Jácome y Armando Ojea, durante el día de ayer en el pleno municipal en el Concello de Ourense. | // F. CASANOVA

María del Mar Dibuja, edil no adscrita, pedía la reprobación del edil de DO, Telmo Ucha, por su gestión al frente de la concejalía de Seguridad Ciudadana y más concretamente por, sus decisiones al frente de la Policía Local, como fueron la reorganización de los cuadrantes de los policías, entre otros asuntos. Sin embargo, el BNG añadió una enmienda de sustitución para ampliar la reprobación al gobierno municipal por la gestión del mandato actual y toda la oposición, salvo Laureano Bermejo, reprobó a los cuatro ediles del actual gobierno municipal que dirige Gonzalo Pérez Jácome.

En el transcurso del debate todo saltó por los aires. María presenta una moción y abandona el pleno, ante el tono y la intensidad hacia su persona. El regidor ourensano promueve retirar la moción por considerar “surrealista” la situación y vuelve antes de ser votada por todos los ediles la retirada del orden del día. Un momento del pleno que fue el más bronco de todos con alusiones de todos los partidos a la crispación vivida en el salón de plenos del Concello de Ourense y a los ataques bidireccionales de algunos ediles.

El fondo del asunto era poner encima de la mesa la gestión del edil de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha, en relación a las fuerzas y cuerpos de seguridad y el servicio de emergencias municipal. Sobre ello, María del Mar Dibuja comentó que “concentró la jornada laboral en tres días seguidos, haciendo trabajar a los policías durante 12 horas seguidas y dando cinco de descanso, con el consiguiente perjuicio para la seguridad de la ciudad. Y lo hizo con informes negativos de la intendente de la Policía Local, pero lo sacaron con malabares del coordinador general”. Y añadió que “la modificación hecha sirve para, como dicen desde el PSOE, comprar voluntades y afines señor Ucha porque tienen 10.000 horas pendientes de pagar a 300 euros, son 300.000 euros”. Y terminó diciendo que “la incompetencia y la falta de profesionalidad no se compensa con pan y circo. Es inadmisible que sea la moneda de cambio”.

Por parte del BNG, Luís Seara alabó la labor y ejercicio de las fuerzas sindicales y criticó duramente los procedimientos seguidos por el gobierno municipal para la aprobación de determinadas materias. Explicó que “no es la primera que siguen procedimientos ilegales como por ejemplo el expediente de modificación de crédito de 60 millones vulnerando las alegaciones de los vecinos y vecinas, a los que ahora la justicia les da la razón. Les avisamos y les dio igual todo. Ahora sacaron adelante una modificación del reglamento interno de los empleados públicos, bajo un acuerdo, en junta de gobierno, cuando la justicia lucense dice que eso es competencia del pleno del Concello. Eso es una decisión arbitraria”. El nacionalista fue el que introdujo la reprobación a todo el grupo de gobierno y Natalia Álvarez pidió que “se acaben estos seis meses de mandato”, después de vivir momentos de tensión, faltas de respeto, algún que otro insulto y desplantes en el último pleno del año. La socialista frustrada comentó que “alcalde, no respeta nada, no merece la pena debatir, no somos capaces de llegar a acuerdos y usted convierte esto en un circo. Esperemos que dentro de seis meses no lo vuelvan a colocar ahí otra vez. Que acaben estos seis meses de mandato”. Alusión al PP, que enumeró una lista de cosas incumplidas por el grupo de gobierno o “desmanteladas”.

Jácome terminó la moción señalando que “en la Policía Local había dos bandos, una lucha de poder entre los de la superintendente y una gran mayoría de policías que estaba en contra de su gestión. La decisión de cambiar los cuadrantes es del político, del señor Ucha, y no de los técnicos de esta casa”. Y añadió que “hubo trabajadores con la intendente que reclamaban 40.000 y 50.000 euros más el sueldo por horas extras, entendemos que ahora está mejor organizado y dimensionado y se ha mejorado el servicio con más policías en las calles y más recursos humanos dentro del cuerpo, con 25 policías más”.

María Dibuja le preguntó al edil de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha, si le había llegado la denuncia judicial de la intendente María Barrera, a lo que él respondió que “no”. Telmo Ucha señaló que “todo lo que hacemos está basado en la legalidad de las actuaciones” y le recriminó que “tiene poca vergüenza al decir que el concejal de seguridad y de igualdad ha apartado a la intendente de la Policía Local por ser mujer, atrévase a decirlo otra vez”.

La intendente María Barreira está de baja, presuntamente por acoso laboral, y fue galardonada por una asociación de mandos de Policía Local que le dio el premio por “una crisis de acoso del gobierno en el que está”. Sobre esto Jácome y Telmo Ucha aludieron a la falta de ética al entregar el premio por parte de la asociación policial, y el resto de partidos, excepto el no adscrito Laureano Bermejo, reprobaron simbólicamente la gestión “irresponsable” del gobierno municipal. Al final, se desearon una “feliz navidad”. Propósitos tienen todos.

Más entidades sociales recibirán más ayudas municipales

El Concello de Ourense cambiará para el próximo año las bases de la convocatoria de subvenciones a asociaciones y entidades sin ánimo de lucro en materia de servicios sociales, con la finalidad de que, en la medida del posible, no quede fuera de esa línea de ayudas ningún proyecto que cumpla los requisitos de la convocatoria por falta de crédito. Así lo anunció yer el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, al inicio del pleno ordinario del Concello de Ourense, que aprobó esta semana la resolución en la que, a través de un procedimiento de concurrencia competitiva, otorga ayudas, por importe de 323.262,53 euros a 20 asociaciones y entidades sin ánimo de lucro en materia de servicios sociales. El alcalde recordó que las bases y el procedimiento son básicamente los mismos que en años anteriores, y esta situación de quedar proyectos fuera, ya se había producido. Tras las críticas del BNG que una decena de asociaciones sociales se quedarían sin ayudas municipales, el gobierno lanzó la iniciativa durante la sesión del pleno, ante los reproches de la oposición que pedían actuar con anticipación. El regidor ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, señaló que “el procedimiento es por concurrencia competitiva y los técnicos de la casa son los que deciden. Las partidas non son infinitas, por lo que es normal que en una concurrencia competitiva so ganen algunos”. y añadió que “ese procedimiento se hace desde décadas y en una concurrencia competitiva sempre hay entidades que se quedan fuera. Nunca BNG y PSOE le dieron ayudas al 100% de las entidades y tampoco el PP, pero nosotros sí lo haremos”. Para ello estima conveniente modificar las bases para la próxima convocatoria de 2023 para “llegar al mayor número de entidades y proyectos disponibles”. La Fundación Amigos de Galicia señaló que “es fundamental la aportación de las distintas administraciones para mantener y llevar a cabo proyectos de índole colectiva en diferentes sectores de la sociedad”.

Compartir el artículo

stats