Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hallan cuatro esqueletos en Celanova donde fusilaron a siete asturianos en 1939

Una semana después del inicio de las excavaciones, el equipo arqueológico encuentra los huesos de cuatro personas | Serrulla: “Ahora empieza la labor de cotejar los ADN”

Otro de los esqueletos, con un estallido en el cráneo. | // F. CASANOVA

Dos arqueólogos que intentaban limpiar la zona donde estaban los cuerpos encontraron un objeto con un orificio de entrada, pero no de salida. Se preguntaron qué podía ser y las fuentes de Fernando Serrulla, forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia, le explicaron que podía ser un capuchón de un lápiz de la década de los 80 o 90. Así transcurría una jornada donde en la fosa del cementerio parroquial de Celanova, donde un equipo multidisciplinar excava para tratar de encontrar los esqueletos de siete asturianos fusilados el 22 de septiembre de 2022.

Abelardo Suárez del Busto, 28 años; Alfonso Moreno Gayol, 26 años; Baldomero Vigil Escalera Vallejo, 19 años; Belarmino Álvarez, García, 29 años; Guillermo de Diego Álvarez, 25 años; Marcelino Fernández García, 21 años; y Mariano Blanco González, 36 años; son los nombres de siete personas que, según los registros históricos documentados por el Comité de la Memoria Histórica de Celanova y la doctora en Historia Contemporánea, Conchi López, están ubicados en esa fosa celanovesa. Hasta el día de ayer, se hallaron cuatro esqueletos de personas y Fernando Serrulla analiza que “en teoría, estaban enterrados en fosas individuales con un número distinto, porque teníamos la referencia de un nicho, pero cuando hemos empezado a excavar nos hemos dados cuenta que no es así, que están todos en una zanja. De momento son cuatro cuerpos”. Y añade que “esperamos que estén los siete. Si las encontramos estaremos en lo cierto de que son las que buscamos, pero no sabemos lo que nos vamos a encontrar todavía. Por el momento, solo cuatro”.

El primer esqueleto al descubierto con un orificio en el cráneo por un disparo. | // F. CASANOVA

El antropólogo y forense comenta los hallazgos diciendo que “hay uno de los individuos que tiene un orificio de proyectil, uno de entrada y otro de salida, originado por un arma de fuego y hay otro que también tiene un estallido craneal, pero todavía no hemos visto el orificio, pero ese estallido es compatible con un disparo de un arma de fuego”.

Y añade que “eso suele ser un tiro de gracias, las ejecuciones judiciales, son fusilamientos y generalmente te disparan al pecho o al abdomen. Algún disparo puede acabar en el cráneo, pero no, estos son disparos de gracia”.

Sobre las excavaciones y los tiempos dice que “tenemos poco tiempo, tenemos un poco de prisa, ya que deberíamos entregar unos informes el día 15 y estamos apurados de tiempo. De momento, aquí hemos tenido mucha suerte, porque hemos encontrado relativamente pronto los cuerpos. Hasta el final no sabremos como saldrán las cosas”.

Los arqueólogos colocaban con suma cautela los huesos en papel de periódico para introducirlos en una caja de plástico numerada con “individuo” y el número con el fue encontrado. Los restos óseos se llevarán a la unidad de antropología forense del Instituto de Medicina Legal de Verín y para proceder a un estudio antropológico y un análisis genético en el Hospital Luis Concheiro.

Dos familias asturianas esperan los resultados para saber si los esqueletos encontrados son familiares que lucharon en el bando republicano en la Guerra Civil y fueron fusilados. La excavación de la fosa de Celanova es fruto del plan estatal 2021-2014 de Memoria Democrática, que el gobierno estatal y gallego financian y ejecuta la Universidad de Compostela, a través de cuatro grupos de intervención como son el Histagra, el Síncrisis, el Imelga y el Instituto de Ciencias Forenses “Luis Concheiro” (Incifor).

Compartir el artículo

stats