Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribadavia, de la emergencia a la abundancia en 90 días

Las lluvias de octubre y noviembre resucitaron el Maquiáns, que abastece la capital de O Ribeiro, reducido a un hilo de agua en verano: de los cortes y la captación de emergencia al proyecto para captar del Miño

Así está el Maquiáns, en la imagen de la izquierda, y así se encontraba en agosto. FERNANDO CASANOVA

Entre el 1 de julio y el 4 de septiembre, toda la lluvia acumulada en Ribadavia, la capital de O Ribeiro, con 5.000 habitantes, se limitó a cuatro gotas: un total de 4,2 litros por metro cuadrado fue la precipitación registrada durante esos más de dos meses de un verano que marcó registros históricos de temperaturas máximas y de hectáreas calcinadas en el monte.

En agosto, Ribadavia sufrió una emergencia por sequía y tuvo que aplicar restricciones. La práctica desaparición del regato Maquiáns, del que se abastece, obligó a realizar una captación de emergencia en el Avia. Esa canalización sigue conectada, pero el Concello mira a medio plazo para poder contar con la aportación de agua desde el Miño.

El proyecto, en marcha, requiere la cofinanciación de otras administraciones, puesto que el coste será millonario. Mientras, las continuas e intensas lluvias de las últimas semanas han cambiado el escenario. De la situación de emergencia y los cortes, a la existencia de agua suficiente. Y en apenas 90 días.

Entre el 16 de octubre y este lunes se registraron en la zona 473,4 litros por metro cuadrado, según los datos de Meteogalicia de la estación de Remuíño, en el municipio de Arnoia.

Así se encontraba el Maquiáns a finales de agosto. F. CASANOVA

Tanto ha cambiado el panorama en la capital de O Ribeiro que el crecimiento del Avia y el Maquiáns en las últimas semanas ha obligado a suspender temporalmente las obras de restauración del puente medieval de A Veronza. La ganancia de agua del Miño, el Avia y el Maquiáns llevó incluso a a que hubiera caminos en riesgo de inundación en varias zonas del municipio, como Francelos, San Cristovo o A Veronza.

La captación en el Avia realizada de emergencia en agosto cuenta con una concesión temporal de dos años. “Hay que insistir en la nueva captación que traiga el agua desde el Miño porque ese es el futuro a medio plazo. El Avia no sabemos cómo estará dentro de unos años, igual que hace veinte no se preveía que el Maquiáns tuviera problemas. La ejecución de una obra de las características de la captación en el Miño es compleja y requiere el compromiso de otras administraciones, como la Diputación y Augas de Galicia”, indican desde el gobierno municipal de Ribadavia.

Así discurre ahora el regato Maquiáns. F. CASANOVA

La gran acumulación de agua en octubre y noviembre ha frenado el grave problema de sequía del verano y principios del otoño. El seguimiento de la escasez por parte de la Confederación Hidrográfica se mantiene. Según el último índice publicado, de octubre, había situación de alerta en el Limia y prealerta en el Miño Alto y el Sil, mientras que el estado es de normalidad en el Miño Bajo.

Las lluvias elevan los embalses al 57% y el caudal de los ríos

Con datos de esta semana, los embalses de la provincia están al 56,79% de su capacidad máxima, un 5,32% más que la semana anterior. Este volumen es un 13,51% mayor que la cantidad de agua embalsada hace un año –43,28%–, y un 5,62% menor que promedio histórico a estas alturas del año, cuyo periodo de referencia es entre 1980-81 y 2011-12.

La precipitación acumulada desde el 1 de octubre, inicio del año hidrológico, ha sido de 453,4 l/m2, un 53% por encima de la media histórica. En relación a la situación general de los ríos de Ourense, el caudal en las estaciones de la provincia se encuentra de media un 42,1% por encima del promedio histórico.

Compartir el artículo

stats