Los tres presuntos traficantes de Ourense que fueron detenidos y son investigados por un delito contra la salud pública en la operación ‘Espita’, el mayor golpe policial y judicial asestado en años al narcotráfico en esta provincia, y que además se ha saldado con tres arrestos más en Majadahonda (Madrid) y un total de 82 kilos de cocaína incautados, cayeron al volver a la ciudad de As Burgas con un cargamento de unos 40 kilos de esta droga, catalogada como de las que causan daño grave a la salud.

Los agentes del grupo 2º de Vigo de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía –liderados por un inspector ourensano– aguardaron a que entraran en la ciudad y estacionaran los dos vehículos en los que viajaban –uno de ellos actuaba como lanzadera, para vigilar y avisar de posibles controles durante la ruta–, en el aparcamiento de una cafetería de Vistahermosa.

El juez dictó prisión provisional para dos por riesgo de reiteración delictiva

Dos de los tres detenidos de Ourense están en prisión provisional, en su primer ingreso en su historial. El magistrado que dirige la operación, el titular de Instrucción 1, Leonardo Álvarez, decretó la medida cautelar de privación de libertad por el riesgo de reiteración delictiva. El tercer implicado quedó en libertad provisional, aunque con medidas cautelares: debe comparecer los días 1 y 15 de casa mes, una medida aplicada para evitar la fuga.

Sobre la situación personal de los tres detenidos en Madrid con una cantidad aproximada de cocaína, se desconoce por ahora si han ingresado todos o alguno en prisión.

El análisis en el laboratorio de la sustancia incautada, presuntamente cocaína, determinará la cantidad así como la valoración en el mercado negro, una cuantía que condicionará la multa propuesta en el escrito de acusación, junto a la pena de cárcel, siempre teniendo en cuenta que la causa, como parece en este momento, llegue a juicio.

Los resultados de la operación ‘Espita’ son relevantes para lo que es habitual en la lucha contra el narcotráfico en Ourense. La investigación de la Udyco, en coordinación con la Fiscalía y el juzgado, ha permitido capturar a seis presuntos traficantes, sacar del mercado negro unos 82 kilos de cocaína –pendiente del análisis de laboratorio–, así como incautar 91.000 euros en efectivo, 3 armas de fuego, 3 vehículos, una prensa, una envasadora al vacío y otros efectos relacionados presuntamente con el narcotráfico.