Un matrimonio de Sarreaus, él de 81 años y ella de 77, falleció el pasado fin de semana en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). Los servicios de emergencias los habían trasladado allí después de que apareciesen ambos tirados en el suelo de su casa, aparentemente por sendas caídas fortuitas.

Fueron los vecinos los que, el pasado jueves, dieron aviso de que llevaban varios días sin ver a la pareja de ancianos. Al punto, en el lugar de Pazos, acudieron efectivos de Protección Civil, de la Guardia Civil y de los servicios sanitarios. Hallaron a ambos en el suelo; el hombre, que se encontraba en la cocina, estaba consciente pero aturdido, la mujer, que estaba encerrada en el baño, tenía constantes vitales pero no hablaba.

Los dos fallecieron en un corto lapso de tiempo, el viernes y la madrugada del sábado. Recibieron sepultura el domingo en la parroquia de Codosedo.

Rechazaron ayuda

De acuerdo con el alcalde de Sarreaus, Gumersindo Lamas, el matrimonio mantenía buenas capacidades mentales y en varias ocasiones rechazaron recibir ayuda de los servicios sociales.

Fuentes de la Guardia Civil, por su parte, han apuntado que no había signos de violencia ni olor a gas, por lo que, a falta del resultado de la autopsia, en principio descartan tanto que fuese por una intoxicación. La casa, han añadido, estaba en mal estado.

Estas fuentes también han explicado que no faltaba dinero ni había forzada ninguna entrada.