El adelanto con respecto al calendario habitual en años anteriores y la alta incidencia en lactantes y niños del VRS, el virus que puede desencadenar bronquiolitis, han elevado el número de atenciones tanto en los centros de salud como en el servicio de Urgencias de Pediatría del hospital de Ourense, como están sucediendo en buena parte de España. Que haya más virus en circulación a estas alturas del otoño se atribuye a una mayor exposición tras la retirada de la mascarilla.

“Los virus respiratorios llevan varios años esperando su momento por el uso de las mascarillas. Durante estos tres años, los niños no se habían inmunizado, y por eso estamos teniendo este aumento tan importante de infecciones”

“Estamos notando un aumento de las infecciones respiratorias, sobre todo de los niños de 3 o 4 años. El virus que más está afectando es el VRS, que produce catarro e infección respiratoria en los mayores y, en los lactantes y sobre todo en los menores de 6 meses, una enfermedad infecciosa severa que, en algunas ocasiones, puede llevar a hospitalización de los niños porque necesitan oxígeno. En todos los hospitales hemos notado un aumento importante de la asistencia de los niños en las urgencias pediátricas, y también del número de pacientes hospitalizados por infecciones respiratorias”, indicaba esta semana Santiago Fernández Cebrián, jefe del servicio de Pediatría de Ourense, que atribuye el repunte de casos a que “los virus respiratorios llevan varios años esperando su momento por el uso de las mascarillas. Durante estos tres años, los niños no se habían inmunizado, y por eso estamos teniendo este aumento tan importante de infecciones”.

Infeccións respiratorias infantís

Tras o anunciado adianto da chegada dos 🦠 virus estacionais, estes días estanse incrementando as atencións infantís en Centros de Saúde e 🏥 Urxencias. Santiago Fernández Cebrián, xefe do Servizo de Pediatría explica as causas e fala sobre as infeccións respiratorias entre os e as cativas. As causas de porqué hai máis virus circulando son atribuibles a que o SARS-CoV-2 desprazou aos demais virus durante a pandemia, e o uso da 😷 máscara e outras medidas de prevención, fronte aos contaxios da #Covid, na rúa e nos colexios limitaron a circulación doutros virus estacionais ben coñecidos e que chegaban de ano en ano, como a gripe ou o VRS (Virus Respiratorio Sincitial). Este curso voltan a circular libremente e atópanse cunha poboación pediátrica que non estivo exposta a eles nos anos anteriores, velaí que se estea a rexistrar unha maior incidencia e tamén un maior volume asistencial nos centros.

Posted by Comunicación Sergas Ourense on Wednesday, November 23, 2022

En la línea de la Consellería de Sanidade, Cebrián recomienda la vacunación contra la gripe de los niños de entre 6 y 59 meses. “Es una medida eficaz que puede disminuir el aumento de la gripe en la época invernal. Es un virus que también produce un aumento de la demanda en las urgencias pediátricas y que genera ingresos hospitalarias por culpa de infecciones respiratorias que se pueden complicar”.

Este fin de semana, los 14 hospitales de la red pública del Sergas ponen en marcha un dispositivo para vacunar contra la gripe a los menores de entre 6 a 59 meses, en un intento de proteger a la población pediátrica ante la alta transmisión de infecciones respiratorias.

Salas de espera llenas

Desde el ámbito de la enfermería, el sindicato Satse califica de “preocupante” la situación de las urgencias pediátricas del CHUO. Denuncia un déficit de personal en el servicio referencia de la provincia –un único efectivo de enfermería en los turnos de tardes y noches–, carencia de la que ha dado cuenta a la gerencia y a la inspección sanitaria. No descarta interponer una denuncia ante la Fiscalía “por la temeridad e inseguridad que provoca esta falta de refuerzo de los enfermeros en este servicio básico”.

El sindicato, que pide al menos un refuerzo con un profesional más, avisa del “riesgo asistencial y caos en las urgencias de Pediatría del CHUO, en la peor ola de patologías respiratorias de los últimos años”, con fechas con hasta 200 atenciones urgentes y salas de espera llenas.

Satse denuncia un posible “intrusismo”, porque asegura que la dirección intenta “parchear” la situación enviando auxiliares al servicio en lugar de enfermeras, cuando hay tareas que no pueden ser delegadas, como el triaje o la administración de la medicación.