Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un concejal, sobre el acusado de amenazarlo: "Sin mediar palabra, me agarró por la camiseta; tuve miedo”

El edil de Allariz Bernardo Varela afirma que el vecino lo emplazó a ir al monte para pegarse; el encausado alega que “el insultado fui yo” y que le rompió la prenda al sujetarse para no caer

El acusado, durante su interrogatorio. IÑAKI OSORIO

Con un conflicto entre vecinos por el problema de una fuga de aguas fecales como telón de fondo, el concejal de Medio Ambiente y teniente de alcalde de Allariz, Bernardo Varela –es el único diputado provincial del BNG– acudió junto a un operario de la empresa al campo da Barreira, para comprobar unas arquetas del alcantarillado. Era la tarde del 30 de agosto de 2021.

El edil denunció aquel día, y ratificó este miércoles en el juicio, que un hombre que estaba realizando unos trabajos en una de las viviendas acabó por amenazarlo y sujetarlo por la pechera –hasta el punto de romperle la camiseta–, tras alporizarse de repente, después de prestar colaboración en un inicio con la tarea.

"Me cogió de sorpresa, fue algo inopinado"

“Aún no me explico qué pasó. Sin mediar palabra, se levantó y me agarró por la camiseta, que se rajó. Mi reacción fue echar las manos hacia adelante, me pasaron cosas por la cabeza en unos segundos, me cogió de sorpresa, fue algo inopinado, tuve miedo. Él decía frases inconexas, primero que si le íbamos a pegar, y después nos llamó desgraciados y nos retó a que fuéramos a lo alto del monte para pegarnos”, relató el concejal.

El concejal Bernardo Varela, en un pleno en la Diputación. IÑAKI OSORIO

Fue “un acto reflejo”, asegura el acusado

Por contra, el encausado niega las amenazas y alega que la prenda se rompió al intentar sujetarse para no sufrir una caída, cuando se incorporó tras haber estado agachado intentando abrir una arqueta. Fue “un acto reflejo”, aseguró. Se levantó tras oír unos gritos “fuera de lo normal” de la vecina, que según el operario que fue testigo le llamó la atención por que tocara la arqueta.

“Me sentí muy mal, me levanté nervioso y, para no caerme, agarré la camiseta”, dijo el acusado en su interrogatorio. Varela afirma que esa sujeción “fue intencionada”, y también cree lo mismo el trabajador que estaba presente. “No lo soltaba”. Él intervino para separarlos.

El encausado dice que no conocía que el perjudicado fuera concejal. Es una cuestión relevante, puesto que el delito que se le atribuye es el de atentado a la autoridad, por el que la Fiscalía solicita una condena de un año y seis meses de prisión, más una multa de 1.440 euros.

Varela asegura que sí sabía quién era, porque en una ocasión anterior ya había tenido una actitud “fuera de tono”, cuando se produjo un accidente con uno de sus perros presuntamente implicado –él lo negó ayer–, así como “algún caso más de animadversión hacia el Concello”.

"No sabía quién era", afirma

En su derecho a la última palabra, el encausado replicó que el hecho de no querer trabajar para el consistorio ha podido jugar en su contra para verse juzgado.

“Solo había hablado con él una vez en la vida, y por teléfono. No sabía quién era. Pensaba que eran dos operarios de la empresa”, alegó el hombre en su interrogatorio.

El encausado, en los prolegómenos del juicio. INAKI OSORIO

“El insultado fui yo. ‘¡Loco que eres un loco!’”

Llevaba en la otra mano una barra de hierro de la que se valió para abrir la arqueta durante la comprobación de las aguas, pero tanto el edil como el operario que fue testigo de los hechos dejaron claro que en ningún momento el encausado hizo ningún ademán de querer acometer al concejal.

En contra de lo que sostienen ambos testigos, el acusado niega los insultos e incluso afirmó que él fue el que los recibió. “El insultado fui yo. ‘¡Loco que eres un loco!’”, sostiene.

El vecino afectado por el problema de aguas fecales, que había llamado al acusado para que hiciera unos trabajos en su casa para intentar que la fuga parase, avaló su versión ayer, en calidad de testigo. “No se identificó como concejal y vino con muy malos modos”, aseguró.

“En modo alguno agredió ni insultó, es una buena persona que se lleva bien con todo el mundo”, dijo este hombre sobre el encausado.

La defensa: "El acometimiento necesita de cierta gravedad y no hay lesiones. El concejal solo reclama por insultos y amenazas, no por acometimiento"

decoration

La Fiscalía ve probado que sabía que Varela era concejal, por ese incidente previo. Considera “persistente” y avalada por el operario la versión del edil. El agarre fue “fuerte” porque se rompió la camiseta. “Cogió por la pechera al concejal y al mismo tiempo sujetaba una varilla y lo amenazó con quedar a pegarse en un monte”.

La defensa dice que “el acusado no conocía la condición de autoridad del denunciante, porque no se identificó ni hay prueba de que lo reconociese, ya que además llevaba mascarilla”. La letrada añade que no hubo intimidación. “El concejal y el testigo señalaron que en ningún momento hizo uso de la palanqueta”.

Su versión de los hechos es que “se desestabiliza y engancha lo primero que puede, la camiseta. El acometimiento necesita de cierta gravedad y no hay lesiones. El concejal solo reclama por insultos y amenazas, no por acometimiento”. En caso de una condena, la defensa solicita la pena mínima.

Estudiantes de ESO asitieron a la vista para conocer cómo funciona la justicia. IÑAKI OSORIO

Estudiantes de 4º de ESO del IES A Pinguela, de Monforte de Lemos (Lugo), asistieron al juicio por delito de atentado a la autoridad celebrado ayer en la Audiencia Provincial de Ourense. Acompañados por un profesor y el director, conocieron cómo funciona la justicia y el papel de las distintas partes en un proceso penal.

Compartir el artículo

stats