El histórico golpe contra el narcotráfico en Ourense asestado por el grupo de estupefacientes de la comisaría provincial no termina con la desarticulación de un grupo criminal, con cuatro investigados –dos de ellos en prisión provisional–, y con la incautación de 7,5 kilos de cocaína de elevada pureza y 650.000 euros encontrados en una nave en Galera (Granada), el centro de almacenaje y distribución de un grupo con nexo con el narco de Colombia y que presuntamente provee de droga a varios lugares de España, Ourense entre ellos, desde su base en Madrid.

La Policía trabaja ahora en la “localización y recuperación de bienes, instrumentos y ganancias provenientes de su actividad criminal, con vistas a su futuro decomiso”, subraya la comisaría. La operación, bautizada como ‘Parapente’, permanece abierta y no se descartan más detenciones.

Los 650.000 euros incautados en la operación.

Los 650.000 euros incautados en la operación. POLICÍA

Varias empresas al servicio del grupo

El presunto líder en Ourense, al que el juez ha dejado en libertad provisional, ya había sido detenido en 2015 por tráfico de estupefacientes. En 2021, el grupo antidroga tuvo conocimiento de la existencia de una organización criminal, que se dedicaba presuntamente al tráfico de estupefacientes en la ciudad.

La comisaría provincial señala que, después de las primeras pesquisas, “se puso de manifiesto la presencia de una gran infraestructura, ubicada en el barrio de O Couto, consistente en varias viviendas y garajes, así como diferentes empresas del ámbito de la automoción y el ocio, al servicio de la organización”.

Droga, útiles para el pesaje y más dinero intervenidos. POLICÍA

Gracias las vigilancias y a la información de geolocalizaciones mediante el balizado de vehículos sospechosos, la Policía descubrió que la droga llegada a Ourense provenía de un transporte desde Granada, donde se encontraba la guardería de la droga, con parada en Madrid, la base de esa organización de traficantes con mercado por diferentes lugares de España, según las fuentes consultadas.

La investigación fructificó y esta semana fueron detenidos tres implicados en la ciudad y otro en Madrid. Los dos investigados en prisión –un enviado desde Madrid y un supuesto colaborador del presunto cabecilla de Ourense– fueron interceptados durante una entrega de la droga en el aparcamiento del centro comercial Carrefour, en Barbadás.

Los 7,5 kilos de cocaína venían ocultos en una caleta –un escondite– del vehículo, repartidos en varios paquetes. Con autorización judicial, la Policía registró viviendas y garajes, donde se incautó de instrumentos para el pesaje y distribución de la droga, además de teléfonos y material informático.

La droga, en el maletero del coche, tras ser descubierto su escondite. POLICÍA

Se sospecha que el supuesto líder de la organización en Ourense no adquiría partidas para vender al menudeo, sino que presuntamente encargaba ciertas cantidades cuya colocación a un tercero ya tendría asegurada. Según esta hipótesis, los pagos de la mercancía los hacía por adelantado o bien a posteriori, motivo por el que en la entrega frustrada la Policía no encontró dinero.

Los detenidos, a su llegada bajo custodia de la Policía Nacional al juzgado, este jueves. FERNANDO CASANOVA

La Policía considera que constituyen una organización criminal

Los implicados se cuidaban de no hablar por teléfono de asuntos que pudieran comprometerlos y usaban métodos de mensajería por el móvil, con los que las comunicaciones se borraban en cuestión de horas.

Los cuatro investigados, que solo respondieron ante el juez a preguntas de sus abogados sobre su situación de arraigo, están investigados por un delito contra la salud pública, en la modalidad de sustancias que causan daño grave a la salud. La Policía considera que constituyen una organización criminal.