Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

reacciones

El decreto de ahorro energético ‘calienta’ a los hosteleros: “Con un local a 27ºC, los clientes se van”

Creen que al tener que poner ese límite en el aire acondicionado, con fogones encendidos y el aforo lleno, se superarán los 32ºC en los restaurantes | La Federación de Comercio lo ve “otra preocupación para el sector”

Hostelería y comercio viven con especial preocupación la entrada en vigor, hoy, en toda España, del plan estatal de ahorro energético, que afecta a más de 7.000 negocios en la provincia y, en especial a la hostelería y restauración, al imponer mínimos de temperaturas de climatización en una ciudad que está teniendo máximas por encima de los 40 grados centígrados, que temen suponga una merma suponga una merma de público. De hecho la primera fase, que entra en vigor ya esta madrugada, la regulación de los termostatos de los aires acondicionados, que no deben de bajar, salvo excepciones por tipo de local, de los 27ºC. También apagado de escaparate e iluminación de edificios públicos desocupados, a las 22 horas.

Julio de Restaurante Toñita | IÑAKI OSORIO I.Osorio

“Estamos preocupados por como reaccionará el cliente. El problema no es el no poder bajar de los 27 o 25 grados –según el local– los termostatos del aire acondicionado, sino que, a esa temperatura, hay que sumarle que con 70 personas de aforo en hora punta y el calor de las cocinas, se pueden alcanzar unos 32 grados o más en el interior de los restaurantes. No estamos seguros de que ese sea el ambiente sea adecuado para los comensales y para los propios trabajadores” explica Julio, de Casa Toñina en la rúa San Miguel. Es uno de los locales con cocina a la vista.

Xosé Magalhaes de Ceibe INAKI OSORIO

La normativa estatal que entra en vigor hoy, incluye a partir del mes de septiembre la dotación de puertas que garanticen un cierre automático, para preservar el calor o el frío, según la estación, en los locales afectados por el decreto, y no incrementar el gasto energético. De hecho las medidas impiden en invierno, superar los 19 grados de temperatura en la calefacción y obligan a mantener una humedad relativa que debe de estar entre el 30% y el 70%.

Algunos camareros de los locales consultados, en este caso con terraza exterior, tampoco ven cómodo el tener que estar pendientes de las puertas de cafés o restaurantes para poder entrar y salir con sus bandejas, pues no se permitirán tener las puertas principales abiertas.

“Otro gasto para el comercio”

Beatriz Fernández , presidenta de la Federación de Comercio de Ourense, que representa a mas de 3..300 establecimientos en la provincia, reconoce que “este plan es una nueva preocupación para el comercio de proximidad, pues no sabemos cómo va a afectar toda estas normas, tras unos años tan difíciles ya por el COVID, la inflación, que nos obligó a contener precios, o la subida de los costes energéticos”. Además “es un gasto extra tener que adaptar las puertas de los establecimientos, no todos tienen los sistema de cierre que se exige”, indica.

El comercio en general “estaba teniendo unas buenas ventas de ropa de verano, por la altas temperatura del exterior, y también es cierto que animaba a entrar en ellos en esos días tan duros, su buena climatización. Esperemos que estas nuevas normas no hagan todo más difícil. Un comercio abierto por el día y con escaparate iluminados por la noche, dan vida a las calles. Cuando el comercio se cierra hay menos movimiento” , advierte.

En algunos centros comerciales habían empezado ya a “practicar” para comprobar como afecta ese cambio en los termostatos en la temperatura de sus establecimientos una medida que afecta a todos los locales de ocio.

Para otros hosteleros, en este caso uno de los chefs de restaurante Ceibe, Xosé Magalhaes, que tienen junto a su carta diferenciada una cocina abierta al público, “no podemos dar aún valoraciones claras. Tenemos un local que es muy fresco en verano y caliente en invierno, pero sinceramente nos atrevemos a opinar aún de los efectos de un decreto que no conocemos a fondo pues no tenemos, al menos en mi caso la suficiente información. Siempre tratamos de tener una temperatura adecuada y agradable no en exceso refrigerada. Ahora bien, si estos cambios son no solo por ahorro energético, sino por el cambio climático lo daremos por bueno”.

Los que se libran

Hoy es el día “cero” de unas medias paulatinas en su aplicación. Al menos si van a quedan fuera de este decreto, los negocios que como la zona de cocina impliquen una alta temperatura, al igual que colegios, peluquerías y lavanderías, medios de transporte, habitaciones de hoteles, entre otras como queda ampliado en el decreto publicado en el BOE el pasado 2 de agosto.

Iago Fernández de Ice-Man distribuidor de hielo por por la provincia | // IÑAKI OSORIO

El coste energético para producir hielo desabastece a la hostelería

A las nuevas imposiciones de ahorro energético que afectan en especial a la hostelería, se suma el problema de desabastecimiento de hielo, la mayoría de los locales no tenían ayer cubitos para las bebidas, debido al encarecimiento del gasto energético, que ha hecho que algunas fábricas de hielo cerraran, otras de Galicia estén saturadas de pedidos, y que empresas como la de Iago Fernández, la distribuidora Ice-Man de Ourense, una de las escasas firmas del sector, tengan que recurrir incluso a fábricas de hielo de fuera de Galicia para poder conseguir suministro para los locales de la provincia. “Es una locura. Estamos trabajando hasta 18 horas al día y hacemos todo lo posible para atender a nuestros clientes fijos, pero es cierto que recibimos hasta 80 y 90 llamadas de personas que nos piden hielo para sus negocios y nuestra prioridad es el cliente estable ” indica. Iago afirma que viaja por toda la provincia repartiendo un producto que se gasta todo el año y que en este verano tórrido es ya un bien escaso que él tiene que buscar fuera de Galicia.

Compartir el artículo

stats