Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los viñedos sufren estrés hídrico por la sequía y el calor y hay incertidumbre sobre la vendimia

Que llueva o no en los próximos días y semanas determinará la producción y el calendario, pero se prevé que la recogida comience a finales de mes | Algo positivo: el extremo calor mata los hongos

Una viña en San Paio, Ribadavia, en la denominación de origen Ribeiro. F. CASANOVA

“El viticultor es un héroe con un ojo en la viña y otro en el cielo”, resume Juan Casares, el presidente del consejo regulador de O Ribeiro, la más antigua de las denominaciones de origen vitivinícolas de Galicia, una comarca que en la campaña de 2021 recolectó casi 10 millones de kilos de uvas. En las cuatro zonas con sello reconocido de la provincia de Ourense –O Ribeiro, Valdeorras, Monterrei y Ribeira Sacra–, la vendimia se presenta con incertidumbres sobre el calendario y el volumen de producción, después de meses de sequía y varias semanas de calor extremo, que han sometido a los viñedos a un estrés hídrico.

Para asegurarse de cuánto y cómo hay que esperar a estas próximas semanas, coinciden en las cuatro regiones. La posibilidad de que se registren precipitaciones –y el temor a que alguna tormenta pueda causar estragos– definirá la maduración así como el momento para dar comienzo a la recogida, que en algunas zonas se producirá ya a finales de agosto.

"Todo va a depender de la evolución de las condiciones meteorológicas"

“La vid es una planta que soporta niveles de estrés importantes, entre ellos, el hídrico, pero hasta un punto, porque puede producirse un parón vegetativo, que supondría un retraso del proceso de maduración. Todo va a depender de la evolución de las condiciones meteorológicas”, introduce Casares.

“Con estrés hídrico, las cepas se alimentan del propio racimo y se paraliza la maduración, no hay humedad para seguir generando azúcares. Puede provocar un problema relevante en algunas zonas”

decoration

Desde hace dos semanas, seis inspectores recorren los viñedos de O Ribeiro para evaluar la situación. A la espera de los informes, el responsable de esta denominación de origen señala que “dependerá de cómo evolucione la meteorología. El agua vendría estupendamente, siempre y cuando fuera agua”, dice, porque una granizada tormentosa puede causar daños en las plantas.

“Con estrés hídrico, las cepas se alimentan del propio racimo y se paraliza la maduración, no hay humedad para seguir generando azúcares. Puede provocar un problema relevante en algunas zonas”, explica el presidente de la DO Ribeira Sacra, José Manuel Rodríguez.

En los viñedos que tienen poca tierra, con escaso subsuelo, la sequía afecta más. “La situación es complicada porque la sequía es muy prolongada”, reconoce.

La vendimia en la Ribeira Sacra puede comenzar este año ya en los últimos días de agosto, en algunas localizaciones. Un año sin sequía suele realizarse a mediados de septiembre. Con cautela, por lo que pueda pasar con el tiempo en los próximos días o semanas, Rodríguez calcula una producción en la comarca “como la de un año normal o un poco más escasa, de en torno a los 6 millones de kilos”.

“Si la cosa sigue así habrá una merma de la cosecha”

En la campaña de 2021, la denominación de origen de Valdeorras recogió algo más de 7 millones de kilos de uvas. “Si la cosa sigue así habrá una merma de la cosecha”, teme el presidente del consejo regulador, José Luis García.

Un exceso de insolación y de temperatura, como ha sufrido de forma paradigmática la comarca valdeorresa, puede encoger e incluso hacer secar los vagos de uva más expuestos. Como sus homólogos, García Pando ve complicado aventurar cuándo arrancará la vendimia en la zona.

“Lo marcará el tiempo, con lluvia o tormentas puede cambiar”, subraya. “Lo ideal es que lloviese un poco para que las vides recuperen hidratación”, completa.

El cambio climático ha afectado al calendario de la vendimia. “Antes se hacía en septiembre pero, en los últimos años, se ha empezado ya a finales de agosto. La previsión para este año es que en algunas zonas comience a esas alturas”, indica García.

Viñas afectadas por el fuego

En Valdeorras ha sido un año especialmente complicado, con el devastador incendio de mediados de julio que arrasó 10.500 hectáreas, además de destruir decenas de casas. El fuego afectó a la producción de la denominación de origen, aunque no de una manera significativa. “La pérdida ha sido de 2% en el conjunto de la DO. Algunas viñas quedaron muy tocadas y se quedaron prácticamente sin nada”, señala García Pando.

“Todavía sigo a la espera de que las autoridades faciliten el dato sobre la afectación del incendio, aunque la información de la que dispongo es que no ha sido de manera ostensible”, dice Juan Casares sobre el alcance del fuego de Castrelo de Miño a viñas del Ribeiro.

Una viña en San Paio, Ribadavia. FERNANDO CASANOVA

Los incendios de Oímbra y Verín también quemaron cepas, algunas hileras próximas a zonas forestales, pero no hay estimación de superficie afectada. En esta comarca, la DO de Monterrei produjo en la vendimia de 2021 6,2 millones de quilos.

“La previsión es que la de este año se adelante con respecto a los anteriores, posiblemente a la última semana de agosto, no de manera generalizada, sino puntualmente, y el grueso se realizará en la primera quincena de septiembre. En todo caso, dependerá de las condiciones meteorológicas”, señala Miguel López, director técnico de esta DO.

"La vid es una planta rústica que soporta condiciones de sequía, pero si se prolonga mucho y con temperaturas tan altas sufre un estrés hídrico importante. Esperemos que lleguen precipitaciones y alivien. El agua tiene que venir cuanto antes"

decoration

Es “muy aventurado”, responde, saber cuántos kilos se recogerán esta vez. En torno a 6 millones, calcula. “Quedan unas tres semanas para que empiece, en cada variedad y ubicación hay una maduración diferente. Si las condiciones son favorables lo ideal es una vendimia selectiva, en aquellas variedades y localizaciones que van consiguiendo el punto óptimo de maduración”, matiza.

La vid, indica López, “es una planta rústica que soporta condiciones de sequía, pero si se prolonga mucho y con temperaturas tan altas sufre un estrés hídrico importante. Esperemos que vengan algunas precipitaciones y alivien de alguna forma. El agua tiene que venir cuanto antes”.

Sin hongos, caen los costes de producción

El técnico explica que, con temperaturas muy elevadas, como los 35 o 40 grados que han sido la tónica de muchas jornadas de julio y agosto, “la planta cierra los estomas y no realiza la fotosíntesis, con lo que se ralentiza la maduración”.

Entre tantas consecuencias negativas de la sequía y el calor extremos, hay algún aspecto favorable: la incidencia de hongos que atacan la planta ha caído. “Con estas temperaturas no sobreviven. Al menos hay ese lado positivo de que disminuyen los costes de producción, pero por todo lo demás la situación es muy compleja”, finaliza López.

18 bodegas participan en la feria del vino de Monterrrei

Verín acogerá, del 12 al 14 de agosto, la edición número 15 de la feria del vino de la denominación de origen Monterrei, que abarca los municipios de Verín, Monterrei, Vilardevós, Riós, Oímbra y Castrelo do Val, con un total de 657 hectáreas de viñedo en las que trabajan 365 viticultores.

Participarán en la feria 18 de las 28 bodegas que conforman la DO, una más que en el 2019, “lo que demuestra que, tras dos años sin celebración por el COVID, el sector sigue apostando por esta cita vitivinícola, que para nosotros tiene una gran carga emocional”, destaca la presidenta del consejo regulador, Lara Da Silva.

Volvemos con más fuerza e ilusión si cabe, y esperamos que el visitante pueda degustar todo el trabajo y esfuerzo realizado en los últimos años”. El alcalde de Verín, Gerardo Seoane, destacó que “quien nos visite podrá descubrir las singularidades de nuestra comarca a través de su patrimonio gastronómico, vitivinícola y cultural”.

Concierto de Ruth Lorenzo

La cita se realiza en la plaza de la Alameda. Además de los stands de las bodegas, estarán presentes puestos gastronómicos aptos para todos los públicos. En esta edición, los precios serán de 5 degustaciones por 10 euros y una copa personalizada de la DO por 2 euros.

Al vino se unirán en esta feria varias propuestas musicales, culturales y gastronómicas. El sábado, a las 23:30 horas, llega una de las citas más destacadas, con el concierto de Ruth Lorenzo, una televisiva cantante y compositora que representó a España en el festival de Eurovisión en 2014, una edición en la que obtuvo el décimo puesto.

El cartel de la edición número 15 de la feria. FdV

Compartir el artículo

stats