Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martín Padrón Rodríguez | Estudiante ourensano brillante en matemáticas

“La ABAU es una prueba injusta, el Bachillerato debería enfocarse más a la universidad”

Martín Padrón Rodríguez, en el Parque de San Lázaro. | // IÑAKI OSORIO

Martín Padrón Rodríguez siempre supo desde pequeño que su futuro estaría en las matemáticas. En 2021, cuando cursaba primero de Bachillerato en el IES Eduardo Blanco Amor, recibió el primer premio en la fase gallega de la LVII Olimpiada Matemática Española, consiguió una medalla de plata en la nacional y este verano participó en la fase internacional que se celebró en Oslo. El próximo curso cumplirá su propósito de estudiar el grado en Matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid, para lo que tuvo que conseguir una nota de 13,4 en la ABAU, una prueba con la que se muestra crítico.

–¿Qué son para ti las matemáticas?

–La verdad es que son muy especiales. Resolver problemas, aprender cosas nuevas de matemáticas… Siempre me han motivado y me han gustado mucho. No sabría describirlo con palabras.

–Para ser matemático ¿qué personalidad o carácter crees que hay que tener?

–En matemáticas hay personas con personalidades muy distintas y, creo que en común lo que tienen es que debes ser muy constante porque es algo muy difícil. Sobre todo no rendirse y seguir luchando siempre, creo que caracteriza mucho.

–¿Qué opina de los dobles grados?

–Estuve pensando durante mucho tiempo hacerlo, pero al final no me llamó mucho la atención porque me iban a recortar materias del grado de matemáticas que era lo que quería estudiar.

–¿A qué te dedicas en tu tiempo libre?

–Además de entrenar mucho las olimpiadas y resolver problemas, una de mis grandes pasiones es hacer deporte y practico taekwondo desde hace muchos años.

–¿Qué supuso para ti participar en la Olimpiada Internacional Matemática?

–Es algo por lo que llevaba peleando durante muchos años. Empecé a participar en las Olimpiadas Matemáticas en tercero de la ESO. Fueron tres años intentando llegar a la Internacional y, al haberlo conseguido en segundo de Bachillerato me sentí muy orgulloso. Tenía muchas ganas de ir con mis amigos a Oslo a pasarlo bien y ver qué conseguíamos hacer.

–¿Qué sensación te dejó la ABAU tras presentarte este año?

–Estoy contento de haberla acabado y no tener que volver a hacerla nunca más, porque ya he entrado en la carrera que quería. Me dio bastantes dolores de cabeza este último curso, porque intentaba dedicarle muchas horas a las olimpiadas y al final me veía recortado por los exámenes y por tener que estudiar otras asignaturas como Historia o Literatura.

–¿Cómo te preparaste para ella? ¿Tenías algún un método especial?

–No, llevaba preparando durante todo el curso las materias optativas de Matemáticas, Física y Química. Participé en las olimpiadas nacionales de las tres y había tenido buenos profesores entonces las llevaba bastante bien, e hice algún examen para repasar la selectividad. Me centré en estudiar las troncales, sobre todo Historia y Literatura. Fui a clase de algunos profesores para preparar gramática y ese tipo de cosas. Decidí centrarme en la gramática y, para eso, tuve profesores muy buenos en el instituto que me ayudaron.

–¿Consideras que es necesaria la ABAU?

–La verdad es que no. Creo que es una prueba injusta y no está bien adaptada para seleccionar a personas para carreras. Otros compañeros y yo llevábamos mucho tiempo luchando por que reservasen plazas para los olímpicos en las universidades. Este año, unos compañeros del equipo catalán, de los que cuatro estaban en segundo de Bachillerato, dos de ellos se quedaron fuera del grado de Matemáticas en Cataluña, por eso es muy injusto. Leí a un amigo en Twitter que ya ha acabado este grado y decía que lo que necesitaríamos es una prueba que de verdad mida que los que van a entrar en la carrera de matemáticas o en cualquier otra sean los mejores. Ahora mismo no te evalúan eso, te evalúan de algo muy general y no determina quién es bueno para cada cosa, sino que se mide quién ha dedicado más tiempo a estudiar asignaturas distintas.

–¿Hace poco, desde el Gobierno se anunció una nueva posible selectividad basada en la madurez académica, ¿crees que esto haría que fuese más justa?

–Creo que la mejor forma sería enfocar más el Bachillerato a la universidad y los exámenes de acceso a tu área. Es decir, si yo quiero estudiar matemáticas, examinarme de matemáticas a mayor nivel del que estamos dando ahora. Así podría tener más horas de matemáticas a la semana, o de física, química u otro tipo de materias, igual que hacen en países como Reino Unido.

–¿Cómo afrontas el acceso a la universidad?

–Estoy muy ilusionado y motivado para empezar este curso y esta nueva etapa, tengo ganas de ver qué tal la experiencia y disfrutarla al máximo.

–¿A qué te gustaría dedicarte después de formarte en Matemáticas?

–No lo sé, la verdad, siempre vi como una opción trabajar en una empresa o intentar hacer un doctorado y dedicarme a la investigación en la universidad.

Compartir el artículo

stats