Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde a la contratación de la reforma para reabrir la piscina termal de As Burgas

La piscina termal está cerrada desde que se declaró el estado de alarma en marzo de 2020. | // IÑAKI OSORIO

La reapertura de la piscina termal de As Burgas, vacía y cerrada desde marzo de 2022, está más cerca. La junta de gobierno local aprobó este viernes el expediente para contratar las obras de reforma de la instalación para adaptarla a las exigencias de la nueva ley de la Xunta que regula el aprovechamiento lúdico de las aguas termales de Galicia. El proyecto, que incluye también la mejora de la accesibilidad en el espacio, se licitará por 576.492 euros.

Recuperar este espacio como reclamo turístico es una demanda de los comerciantes y hosteleros del centro histórico, si bien el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, que no niega los beneficios que aporta el termalismo, insiste en que “no es una mina de oro”. Así lo defendió este viernes en el pleno municipal, en el debate de una moción presentada por el grupo socialista en la que se reclamaba la reapertura inmediata de la oferta pública termal y un plan estratégico de acción.

La edila Flora Moura, que asumió las competencias de esta área hasta la nueva y reciente ruptura del pacto de gobierno DO-PP, defendió su gestión y recordó que la Burga de Canedo y Outariz funcionan desde febrero y que las obras en A Chavasquira ya están en marcha. Señaló, además, que desde febrero de 2021 se espera por la última autorización de la CHMS para acometer una segunda fase obras en Outariz y Burga de Canedo, y que el proyecto para la piscina termal que ahora entra en fase de contratación se aprobó en marzo de 2022.

Jácome, que en su día dijo que el termalismo “es un bluff”, tal y como le recordó ayer el concejal de Cs, Pepe Araújo, apuntó que Ourense registró cifras récord de turismo con gran parte de su capacidad termal cerrada. “El termalismo es un elemento diferenciador, pero no es el gran motor que mueve a los turistas”. Puso como ejemplo el caso de las termas públicas de Outariz, señalando que “la mitad de las veces no están llenas”. El operador privado, indicó, “maneja en torno a 140 usuarios al día. Si se multiplican por 5 euros y 30 días no da para generar ni 30 empleos. Tenemos que dimensionarlo, pero el termalismo es lo que es. No es la mina de oro, es un recurso natural que tenemos que explotar, una bendición para los que vivimos aquí, y un tirón importante a nivel turístico, pero no lo que ustedes dicen, que esto puede ser la bomba”. Matizó que cuando habla de ‘bluff’ se refiere al aspecto económico: “Es muy difícil tener rentabilidad. A mí me parece una maravilla, soy un gran usuario, pero la realidad es que lo utiliza muy poca gente”.

La moción salió adelante con los votos favorables de todos los grupos, excepto los del alcalde y sus tres ediles, y el del concejal no adscrito, Laureano Bermejo, que se abstuvieron.

Licencia para obra y actividad en el Centro de Innovación

La junta de gobierno local, que vuelve a integrar el grupo de Jácome en solitario, aprobó también conceder licencia de obra y actividad a la Fundación Galicia Obra Social para el acondicionamiento interior del edificio de Ponte Sevilla destinado al Centro de Innovación e Formación.

Entre los 16 asuntos presentados por las diferentes áreas se acordó conceder sendas ayudas para rehabilitación en el marco de la ARRU del núcleo etnográfico de Seixalbo (fase 12). Concretamente, una de 25.000 euros para un proyecto en la rúa Freire Carril, y otra de 10.298 euros en la rúa Nova. En el área de planeamiento se dio cuenta del estudio de detalle para la agregación de parcelas en las calles Liberdade y Praza Manuel Sueiro.

Además, la junta de gobierno aprobó también el gasto correspondiente al contrato de suministro de vehículos para la Policía Local en tres lotes.

Compartir el artículo

stats