Los efectivos de la lucha contra los incendios han dado por extinguido este mediodía el fuego en el municipio ourensano de Calvos de Randín, originado en la parroquia de Lobás, y que en total ha afectado a 50 hectáreas, según el último informe de la Consellería de Medio Rural. Se trataba de uno de los fuegos activos más importantes en la actualidad en la comunidad gallega y los efectivos por fin han logrado apagarlo.

En la provincia de Ourense permanece activo el incendio de Verín, el cual, tras iniciarse en más de una decena de focos diferentes, ha afectado a 600 hectáreas, si bien evoluciona favorablemente hacia su estabilización. Por otra parte, el de A Mezquita permanece estable, aunque se ha cobrado 150 hectáreas en la parroquia de O Pereiro. Un cuarto incendio en Ourense, en el ayuntamiento de Maceda, está actualmente controlado tras afectar a otras 150 hectáreas.

En Pontevedra

En las últimas horas, el fuego ha llegado a las Rías Baixas y en Pontevedra continúa la lucha contra el incendio de Caldas de Reis, que ya se ha cobrado 450 hectáreas y que se ha elevado a la situación 2 por proximidad a núcleos de población.

En Arbo se ha dado por controlado el incendio de Barcela, que entró desde Portugal, y se ha desactivado la situación 2 tras la quema de 82 hectáreas; mientras que el de la parroquia de Mourentán, que ya ha afectado a 400 hectáreas, se ha dado por estabilizado.

Por último, se mantiene controlado el incendio de Padróns, originado el pasado fin de semana y responsable de la quema de 20 hectáreas.

En la provincia de A Coruña permanece activo el incendio en el ayuntamiento de Boiro, el cual se originó en la parroquia de Cures y ha arrasado de momento una superficie de 350 hectáreas. De hecho, en las últimas horas ya se ha comunicado la declaración de situación 2 para este incendio.