Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El movimiento vecinal pide termas, obras y PXOM al nuevo gobierno local de Jácome

El decreto por el que solo 4 ediles de DO llevarán la gestión del Concello entra hoy en vigor, tras la ruptura con el PP | El alcalde tiene 10 meses para avalar su máxima de que “menos es más”

Obras para reabrir las pozas de A Chavasqueira INAKI OSORIO

Hoy entra en vigor el decreto de reparto de competencias municipales del Concello de Ourense, que supone también en si mismo, el inicio de un nuevo gobierno local, pues tras la ruptura del bipartito PP-Democracia Ourensana, el alcalde Gonzalo Pérez Jácome, y sus tres ediles asumirán la gestión de las diez complejas áreas, en las que ha reagrupado todas las competencias municipales, al no contar ya con la ayuda del PP.

Este nuevo decreto, que entra en vigor ho, y que deja al grupo popular sin competencia alguna y por tanto sin dedicaciones exclusivas, tiene un plazo de 10 meses, de aquí a las elecciones de mayo, para trata de desbloquear proyectos, y que Jácome avale su máxima de que “menos es más” y se puede trabajar mejor, con menos ediles.

Sin embargo los dos grandes colectivos del movimiento vecinal en la ciudad, Federación “Limiar” y Agrupación “Miño,” ya le han puesto deberes alcalde, con lo que creen más urgente, y que debería de intentar al menos tratar de salvar, en lo que resta de mandato.

Lo primero, las obras

Tanto Lorinda Fernández, presidenta de Agrupación “Miño,” como Manuel Mosquera, presidente de Federación “Limiar” , que representan entre ambos a más de 60 asociaciones de la ciudad y de su perímetro rural, coinciden en algo: “lo prioritario es que rematen las obras que están en marcha en tantas calles, y que, en algún caso van a bajo ritmo, por la demora en el pago a proveedores” explican ambos.

También ven prioritario reactivar el termalismo , “llegar a un acuerdo común entre todos los implicados, porque aquí no es culpa de uno solo, tienen que trabajar juntos Confederación Hidrográfica, Xunta, Concello y oposición” indica Mosquera.

Tratar de avanzar en el Plan General de Ordenación Urbana, tras once años, de parón en la construcción, es otro de los temas que creen no debe aparcar deñ tpdp Jácome, afirma Lorinda Fernández. Para Manuel Mosquera, uno de los aspectos a combatir es ese “pago a las empresas y proveedores. En mi zona hay una obra con un solo obrero, porque los que le adeuda el Concello por otros proyectos a la adjudicataria, desde el pasado año asciende a un millón de euros, es la lentitud de la burocracia, pero si no cobran no pueden pagar nóminas y no pueden mantener a toda la plantilla”.

Cree que “lo que debe de hacer un Concello es “pagar en tiempo y forma a las empresas, porque si tienen el dinero, les facilita la compra de material de construcción, correr con las nóminas en plazo e incluso pueden abaratar los precios del proyecto para el Concello” propone.

Por su parte y ante estas nuevas crisis de gobierno, Lorinda Fernández se hace una pregunta: “si al PP hasta ahora le valía Jácome para gobernar, ¿por qué porque no le vale ya?” . Lamenta que “en esta ciudad se tome algo tan serio como es un gobierno, a la ligera, con tanto trabajo que hay por hacer”.

Entre los asuntos que subraya también como prioritarios, están las obras en marcha y las que están por hacer. “En Rabo de Galo también llevamos meses de retraso en el proyecto de una calle que se hace casi sin obreros” explica. Piden además “diálogo del Concello con los portavoces vecinales, no somos los enemigos; representamos a miles de vecinos y tienen que escucharnos”.

Considera “urgente, que saquen a licitación también los servicios caducadas, porque muchas concesionarias, al trabajar en precario desde hace años, y no tener actualizadas sus condiciones económicas, no pueden garntizar un trabajo de la mejor calidad” porque están realizando un servicio con medios, técnicos y recursos de lustros atrás.

Casi tres meses de media para pagar facturas

La preocupación de los colectivos vecinales, por la demora en el pago de las facturas a proveedores –a veces derivados de la lentitud burocrática , o también por los reparos de determinados técnicos– se debe a los daños que generan a a las pequeñas y medianas empresas locales, que puede causar cierres, e incluso provoca ya que “proyectos en los barrios que empezaron con 3 y 4 obreros, ahora estén ralentizados y con un solo trabajador, porque “hubo en algún caso que despedir a gente al no poder pagar a tiempo las nóminas”, advierte Mosquera. En el último informe de Tesorería, del periodo medio de pago a proveedores correspondiente a junio de este año, que va mañana a pleno, la demora roza los tres (88,09 días) y 65,49 días en el Consello Municipal de Deportes. Añade que hay un rango de 127 facturas pendientes de pago a proveedores por 6,1 millones de euros y 621.000 euros más en el Consello Municipal de Deportes .

Compartir el artículo

stats