Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paro aumentó en julio en la provincia arrastrado por el desempleo en el sector servicios

Un trabajador de hostelería atiende una mesa en una terraza del casco histórico. | // IÑAKI OSORIO

El paro aumentó en Ourense durante el mes de julio, pero solo en el sector servicios, en el que se integran actividades como el comercio, hostelería, turismo, cultura, sanidad y educación. Frente a esta subida, que se produce en plena época estival, la agricultura, industria y construcción redujeron sus cifras de desempleo.

En números, la provincia cerró el mes con 16.564 personas en búsqueda activa de empleo, 179 más que en junio, lo que supone una incremento del 1,1%. En la comparativa con el mes de julio de 2021, los datos son favorables, ya que entonces había 761 parados más, lo cual se traduce en un descenso del 4,4% respecto a la situación de hace un año.

Es la pérdida de empleo en el sector servicios la que ha invertido la tendencia positiva de los últimos meses y la habitual para un mes de julio, en el que tradicionalmente se reduce el paro. Esta rama de actividad suma 11.278 parados en Ourense, 274 más que hace un mes, mientras el resto cerraron julio con menos desempleados que en junio. En términos absolutos, la agricultura registra 811 parados (-35), la industria 1.766 (-7) y la construcción 1.171 (-16). También recorta cifras el colectivo de personas que buscan trabajo y que todavía no han estrenado su vida laboral. Julio cerró con 1.538 ourensanos en esta situación, 37 menos que el mes anterior.

En términos globales, persiste la brecha de género en el desempleo, ya que casi el 60% de las personas en paro son mujeres: 9.751 frente a 6.813 hombres.

Los contratos

En cuanto al empleo, durante el mes de julio se firmaron 6.798 contratos, 572 más que el mes anterior, lo que supone un incremento del 9,2%. En términos anuales, la contratación cayó un 17,7%, con 1.463 firmas menos que hace un año.

También aumentan respecto a junio los contratos temporales a través, sobre todo, de la modalidad de contratos por circunstancias de las producción que se crean para cubrir vacaciones. El 35% fueron contratos indefinidos y el resto temporales. Es en la comparativa interanual en la que se perciben los cambios de la reforma laboral. En relación a julio del año pasado la contratación indefinida aumentó casi un 300%.

A nivel global, a cierre de julio se acumulan 38.878 contratos laborales en Ourense, de los que el 34,7% son fijos.

Con estos datos, Ourense contabiliza un total de 104.660 afiliados a la Seguridad Social tras registrar 287 nuevos cotizantes en julio con respecto al mes anterior, lo que supone una subida del 0,27%. En relación al año 2021, aumenta en 1.069, un 1,03% más.

Reacciones

Los datos del mercado laboral a cierre de julio se acompañan de valoraciones tanto de los sindicatos como de la patronal. La Confederación Empresarial de Ourense, CEO, alerta del “desgaste” tras “tantos meses de inflación disparada, altos costes de energía y combustible, y escasez de algunas materias primas”. Augura un otoño “con un panorama económico incierto”. Las empresas, advierte, “necesitan urgentemente políticas que contengan la inflación y la presión fiscal para poder superar esta situación tan perjudicial para el desarrollo económico y para el mantenimiento y la creación de empleo”.

Por su parte, la secretaria provincial de Comisiones Obreras, Ana Barrios, señala que los datos del paro del mes de julio muestran que Ourense tiene sectores productivos “que arrastran problemas estructurales sin resolver y sectores especialmente expuestos a los incrementos de precios”. Demanda al nuevo presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, “que el techo de gasto aprobado se traduzca en unos presupuestos que palien las consecuencias de la crisis actual”.

Asimismo, el secretario comarcal de la CIG Ourense, Anxo Pérez Carballo, alerta de la “dependencia extrema” de la provincia con un sector, el terciario, “que se caracteriza por su eventualidad y precariedad”. De hecho, destaca que el 65% de los contratos que se firmaron en julio “siguen siendo temporales”. Incide en que el 60% de los indefinidos son parciales o fijos discontinuos, “por lo que se está generando un empleo precario y débil”.

Compartir el artículo

stats