La vuelta del exalcalde Manuel Cabezas levanta las sospechas del actual regidor, Gonzalo Jácome. El líder de Democracia Ourensana teme un nuevo vaivén de sus socios de gobierno. El PP lo convirtió en alcalde pese a que el partido independiente era la tercera fuerza, lo abandonó a la vez que los tránsfugas de DO denunciaban irregularidades, mantuvo el pacto meses después, cuando el regidor sí llegó a estar investigado –la justicia no apreció rastro de presunta malversación– y, después de la elección de nuevo líder y el más que seguro candidato, aumentan los rumores de divorcio, otra vez.

Para anticiparse, para marcar los tiempos primero, Jácome ha movido ficha. Llama a capítulo a los ediles Jorge Pumar y Flora Moure, y pide a sus todavía socios que dejen a las claras sus próximas intenciones.

El alcalde convoca a la portavoz municipal del PP y al secretario local de los populares a una cita en el despacho de la Alcaldía. Hay fecha y hora: el martes, 26 de julio, a las 9. 30 horas. También ha definido el orden del día: “Para que aclaren sus posiciones sobre el grupo de gobierno municipal y sobre el pacto establecido entre Democracia Ourensana y Partido Popular para gobernar esta ciudad”.

Jorge Pumar y Gonzalo Jácome, en un pleno. BRAIS LORENZO

"Hay filtraciones varias que nos llegan por todos los lados"

El alcalde toma esta iniciativa “a la vista de las informaciones publicadas en los diferentes medios de comunicación, de las que no tengo información de primera mano, así como de las filtraciones varias que nos llegan por todos los lados, y de las declaraciones a los medios en las que el candidato Manuel Cabezas dice que se va a reunir con ellos para reflexionar sobre si deciden seguir o no en el gobierno municipal”.

Exige un "firme" compromiso público

“Esto es muy poco serio”, asegura Pérez Jácome en una nota de prensa distribuida por el Concello de Ourense este domingo: “Esto no es seriedad en un grupo de gobierno, por lo que les vamos a exigir un firme compromiso y una declaración pública de este compromiso para poder continuar en el grupo de gobierno. La estabilidad del gobierno municipal ve más allá de intereses electorales. Con Ourense no se juega”, concluye el regidor.

Fuentes del PP consultadas responden: “Aún tenemos que reunirnos y no hay nada decidido. Mucha tranquilidad”.