Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense, uno de los hornos de España, bate de nuevo su temperatura máxima con 44º

Siete provincias llegaron a los 44º en el peor día de la ola de calor | A 0.2º del registro histórico autonómico

Un hombre se refrescaen las piscinas del complejo deportivo de Oira. | // BRAIS LORENZO

“Esto es el infierno”, dijo ayer una mujer, mientras se bajaba al andén de la estación ourensana después de coger el tren A Coruña-Ourense que la dejaba en la capital ourensana a las 16.18 horas. Precisamente, 12 minutos después se registraba la temperatura más alta de la ciudad de Ourense que bate el récord del pasado martes, pasando de los 43.3º a los 44º.

Así de golpe, pero eso sí con aviso, porque las predicciones ya marcaban el día de ayer en rojo como alerta máxima de calor, de empeoramiento de la calidad del aire y también de una radiación solar que por momentos tuvo el nivel máximo de alerta.

Ourense volvió a ser Ourense. Si el récord de hace más de treinta años se batió el pasado martes, solo hicieron falta dos días para pulverizar el registro obtenido y aumentar hasta los 44.0º la temperatura máxima absoluta que registró al estación ourensana de Meteogalicia.

Hasta las 19.00 de la tarde de ayer, podía suceder que se superara la marca histórica que tiene establecida Meteogalicia en la estación de Leiro que el 7 de agosto de 2017 marcaba 44.2º en el mercurio. Los termómetros ourensanos se quedaron a solo 0.2º de superar el registro histórico autonómico que también está en la provincia.

Ourense estaba marcada en rojo en las previsiones junto con Badajoz y Cáceres que llevan registrando temperaturas superiores a las ourensanas. Ayer mismo, llegaron a los 44.9º en Badajoz o los 44.7º en Cáceres, pero sin duda fue Ávila la que registró la temperatura más alta de ayer llegando incluso a los 45º de temperatura máxima absoluta, según los datos de la Agencia Española de Meteorología. Los resúmenes diarios contabilizaban hasta siete provincias que llegaban a los 44º o incluso los superaban, que son las ya citadas a la que hay que sumarle Sevilla, Huelva y Toledo.

Las temperaturas superaron los 40 grados de máxima en Verín, Xinzo de Limia, Carballiño, Padrón, en la zona del Sil y también en Ribadavia.

Calidad del aire

El calor hizo mella en la sociedad, en la actividad laboral y económica, pero también en la salud, focalizada en la calidad del aire. Según los registros de Meteogalicia durante el día de ayer, la cuenca del río Miño, así como la zona sur de la provincia tuvo valores negativos que superaron los intervalos mínimos de calidad de aire. De hecho, la evolución de índice de Calidad del Aire marca que es “regular” desde el miércoles y se espera que a medida que remite la ola de calor vaya mejorando el aire.

Las previsiones es que el calor se mantenga durante el resto de días de la semana pero que la alerta vaya remitiendo. De hecho, para los próximos días tanto la Aemet como Meteogalicia reducen la alerta, de roja a naranja, por temperaturas extremas en la provincia dejando al oeste provincial, al sur y a la cuenca del Miño un aviso naranja con temperaturas que podrían llegar a alcanzar los 39º.

El aire cálido y la situación anticiclónica persistirá durante todo el fin de semana, dejando un poso de calor en la provincia difícil de olvidar. Ni con agua, fruta o ropa de colores se sobrevivía ayer al intenso calor, solamente en espacios de baño como el Miño o las piscinas municipales. De hecho, el Concello de Ourense mandó una alerta y un mensaje de prudencia a los ciudadanos que usaban las termas durante la ola de calor. La edil popular de Termalismo, Flora Moure, pedía “precaución” y recordó que las autoridades sanitarias no aconsejaban realizar actividades en las horas críticas del calor.

Compartir el artículo

stats