Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De rencillas vecinales a pequeños hurtos o estafas: cientos de asuntos leves ocupan mañanas a los jueces

Los tres magistrados de instrucción de Ourense suman 263 sentencias desde enero por delitos leves, que deben compatibilizar con las causas complejas y guardias

Una sala de vistas en el edificio judicial de Ourense. INAKI OSORIO

Es miércoles y, entre las 9.10 y 12.35 horas, el magistrado de Instrucción 1 de Ourense, Leonardo Álvarez, tiene programados 17 juicios por delitos leves: amenazas, lesiones que no requieren tratamiento médico, hurtos, daños, usurpación, estafas y coacciones llenan la agenda de esa mañana, en la que no le quedará apenas tiempo al juez para dedicarse a nada más.

Para atender la criminalidad de la ciudad de Ourense y su comarca hay solo tres magistrados de instrucción. Además de instruir causas complejas –algunas, bajo secreto de actuaciones–, atender las incidencias en guardias semanales e investigar delitos, también deben imponer justicia en asuntos menos graves. Desde rencillas vecinales a estafas o hurtos en supermercados o comercios en los que la cuantía es inferior a los 400 euros.

Desde enero hasta estas alturas del año, los tres juzgados de instrucción de la capital acumulan 263 sentencias por delitos leves. Instrucción 1 suma 77, el número 2 lleva 104 y el 3, que es la sede especializada en Ourense contra la violencia machista, había dictado hasta el 25 de junio un total de 82 sentencias por delitos leves (más otras 7 del ámbito de la violencia).

Pasillo de la primera planta del juzgado de Ourense. INAKI OSORIO

"Una pequeña discusión con un empujón puede ser importante para esas personas pero no es delito"

“Yo celebro dos o tres días al mes y señalo entre 16 y 20 juicios. Si puedo, pongo la sentencia el mismo día. Los hechos más habituales son amenazas, hurtos, estafas y peleas”, introduce Leonardo Álvarez, el juez decano de Ourense.

No toda denuncia que llega a su mesa acaba en juicio si considera que se trata de una cuestión banal. “Archivo de plano bastantes casos. Cuando veo que un asunto tiene poca trascendencia, archivo. Una pequeña discusión con un empujón puede ser importante para esas personas pero no es delito”, expone.

Leonardo Álvarez, juez decano y magistrado titular de Instrucción 1 de Ourense. INAKI OSORIO

Además, el juez también trata de que en algunos asuntos entre particulares se puedan solventar sin necesidad de necesitar una sentencia, como un conflicto puerta a puerta o una pelea leve.

También se buscan conformidades en aquellos hechos en los que el denunciado es sorprendido en plena comisión, como por ejemplo sustrayendo productos en un comercio. “Mis últimas cuatro sentencias de delitos leves, conformidades”, dice Álvarez.

A veces, una enemistad o una mala relación enconada, sobre todo entre vecinos, da lugar a sucesivas denuncias cruzadas que se sustancian en juicios por delitos leves, en los que los papeles de denunciante y denunciado varían según la ocasión.

"Para las personas que se llevan mal, una condena de 100 euros de multa en un juicio por delito leve no arregla nada"

decoration

“Son cuestiones de convivencia en las que, aunque a veces puedan mediar insultos o coacciones, están en el límite de si son o no delito. Ahora este tipo de casos son menos, en la medida en que se destipificaron lo que antes eran faltas de injurias y vejaciones injustas. Quizás, con algunas amenazas leves o coacciones que tienen una escasa entidad podría establecerse algún tipo de mecanismo para que no lleguen al juzgado, porque al final una sentencia no va a solucionar el problema de convivencia. Para las personas que se llevan mal, una condena de 100 euros de multa en un juicio por delito leve no arregla nada”, argumenta Luis Doval, magistrado titular de Instrucción 2 desde 2015.

En su opinión, “sería importante una labor de mediación, aunque tampoco puedes gastar recursos de la administración de justicia. Hay algunos casos en los que los implicados acumulan unas diez o veinte denuncias cruzadas”, señala.

Luis Doval, magistrado titular de Instrucción 2 de Ourense. INAKI OSORIO

“Alguna mediación extrajudicial o mecanismo similar pudiera evitar que algunos conflictos lleguen a juicio”

En la propia sala, tanto el juez como el fiscal, cuando está presente –en delitos perseguibles de oficio o cuando los afectados son menores, personas con discapacidad o especialmente vulnerables–, intentan una especie de mediación, por si las partes aceptan una solución in extremis que evite el juicio, aunque sin intentar mediatizar a los comparecientes, sin prejuzgar el caso. “Alguna mediación extrajudicial o mecanismo similar pudiera evitar que esos conflictos de vecindad lleguen al final”, cree el juez del 2.

Los delitos leves, cuya tramitación es rápida –con el atestado se cita a las partes a juicio, sin preparación previa, salvo en los de lesiones, en los que el afectado es visto antes por el forense–, no suponen una carga de trabajo relevante, pero sí que restan horas a los atareados jueces de instrucción. Tienen cinco días para dictar sentencia, aunque suelen resolver en esa misma jornada, o la siguiente, con el asunto aún fresco tras el juicio.

"Al final del año, más de 200 juicios"

“Quitan tiempo sobre todo cuando las partes vienen con abogados [no es necesario tener letrado o procurador en los delitos leves] y proponen pruebas extensas, con testigos. Yo señalo dos veces por semana, cada 15 días, es decir, 4 jornadas al mes con unos 10 o 15 juicios al día. Esas mañanas las dedico casi exclusivamente a los juicios por delito leve. Hasta el 17 de junio llevaba 104 sentencias por delitos leves. Al final del año, más de 200 juicios”, dice Doval.

La tercera parte de los delitos leves son estafas online

Los hurtos de menos de 400 euros son los hechos más habituales dentro de este tipo de infracciones penales, así como las lesiones y la estafas. Entre los fraudes, al igual que en la delincuencia grave, han repuntado los casos cometidos de manera telemática.

“Es lo que más ha aumentado. Es posible que hoy en día la tercera parte de los delitos leves son estafas online”, señala el titular del número 2.

Casi 300 sentencias de juicios rápidos

Además de esta tarea, los tres magistrados asumen guardias semanales dándose el relevo. Cuando terminan celebran juicios rápidos por la mayoría de los hechos sucedidos esos días, salvo los más graves, que llevan una tramitación ordinaria, más larga.

Alcoholemias, conducciones sin permiso o desobediencias a agentes de la autoridad son lo más habitual, así como la violencia machista.

El juzgado especializado, Instrucción 3, lleva 72 sentencias de juicios rápidos y otras 38 de violencia contra la mujer. Instrucción 1 suma 87 sentencias y el 2 había dictado 75 hasta el 17 de junio.

Un pasillo del juzgado de Ourense, en la planta baja. INAKI OSORIO

Compartir el artículo

stats