El Gobierno aprobó la pasada semana un real decreto en el que determinaba que a partir del 1 de septiembre entrarían en vigor una serie de medidas para atenuar la inflación y la coyuntura económica de la sociedad. Una de ellas es la reducción del 50% de los abonos de media distancia de tren, para fomentar el uso del transporte público. Desde las plataformas de usuarios señalan que “es muy bienvenida la medida, porque nos ahogamos con la subida de los precios. Pero no es suficiente para nosotros, porque desde Galicia tenemos que pedir y seguiremos pidiendo la extensión de este tipo de medidas de fomento y abaratamiento para impulsar este modo de transporte y cumplir con la naturaleza de servicio público y contrato vigente”. En la actualidad, usuarios recurrentes de tren están haciendo un gasto de entre un mínimo de 73 euros, hasta más de 470 euros para cubrir sus necesidades de movilidad en la comunidad y eso repercute negativamente en su economía. Desde las plataformas acogen positivamente la medida a implantar, pero esperan leer la letra pequeña “porque siempre la hay”, a partir de que entren en vigor.

El abaratamiento de precios era una de las consignas marcadas en sus reivindicaciones, pero no la última. Desde Perder O Tren o Tren Media Distancia Galicia reclaman que “esto es una buena iniciativa, pero veremos como entra en vigor. Además tenemos que pedir la flexibilidad de los bonos Avant y de las tarjetas 10; que nos den puntos por esas tarjetas; y la revisión de los horarios y frecuencias así como la calidad del servicio ferroviario que se está prestando en Galicia”. Y añaden que “no se nos puede olvidar reclamar el tren madrugador de Ourense sentido A Coruña, comprometido por contrato hasta 2028, pero suprimido en 2020 sin explicación”. Las plataformas de usuarios gallegos se adhirieron a un manifiesto emitido por grupos de toda España para que se mantenga la ampliación de los bonos Avant, Renfe tomó como medida aumentar la vigencia de los bonos de media distancia por culpa de la pandemia y el plazo ampliado acaba el próximo 30 de junio, es decir, mañana. Desde Renfe, señalaron a FARO que “todavía no hay constancia de nada a este respecto”, por lo que las plataformas de usuarios de toda España piden a Renfe que mantenga esa ampliación de plazos.

En el escrito, relatan que “de no prorrogarse, la vigencia de los actuales abonos, muchos de los viajeros que utilizan estos abonos los dejarán de usar, y tendrán que optar por su vehículo privado (mayoritariamente automóvil), dado que no les saldrá rentable debido a que no responden a la nueva realidad laboral que nos ha dejado la pandemia”. Y finalizan diciendo que “Renfe, en su doble condición de operador comercial y de empresa pública que tiene a su cargo la explotación de las líneas de obligación de servicio público, tiene que adaptar su política comercial a la nueva realidad y ello solo es posible dando naturaleza de continuidad y de forma permanente a la solución excepcional que a finales de este mes de junio concluye”. Hoy es 29 de junio y de momento (al cierre de este periódico), Renfe no había comunicado nada sobre si ampliaba o volvía con la vigencia anterior de los bonos.