Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación y el cambio climático ahoga más al sector primario y agrava una “situación límite”

La mayor explotación de ovino de Ourense, en Taboadela, duplica sus gastos en menos de un año | José y Alfonso Ferro, los jefes: “Tal y como está la cosa, si esto sigue así, en dos años puede quedarse el campo vacío”

Alfonso y José, con dos ejemplares en sus manos, en Taboadela. | // I. OSORIO

El campo lleva gritando desde años un SOS generalizado, pero sin que las administraciones tomen medidas transversales para darle al sustento de las ciudades la dignidad y la recompensa que se reivindican. El sector primario en Ourense se manifestará el próximo julio por las calles de la ciudad para protestar que ya no pueden más, que la subida del combustible les está ahogando, que el ascenso de la energía les reduce los ahorros y que la inflación está haciendo que los pasivos superan a los activos.

José y Alfonso Ferro con las 1.000 ovejas que tienen en una explotación en el municipio ourensano de Taboadela. | // IÑAKI OSORIO

La mayor explotación de ovino de la provincia es el mejor ejemplo para visibilizar esa “situación límite”, que dice que están viviendo José y Alfonso Ferro. Ellos son los jefes de la explotación donde tienen más de 1.000 ovejas y además tienen otra con 60 cabezas de ganado vacuno. José dice que “vas tirando como se puede, pero estamos aguantando como podemos, esto es una situación que no todos pueden resistir”.

El ganadero argumenta que “los precios están como hace 30 años, le sacas tanto dinero a un cordero pequeño como uno grande. Y claro, para solucionar esto, tienes que sacar los corderos pequeños para no tener tantos gastos en su crecimiento”. Ellos gozan de una explotación grande y con muchos años de experiencia que les permiten tener unos ingresos mayores, pero aun así no se equilibran con los gastos. José arguye que “no me quiero imaginar una explotación pequeña, porque ahora mismo es insostenible. Tienes que tener una explotación mediana y grande que te dé para comer y beber y además que te pueda cubrir los gastos que tengas”.

Inflación

El precio de la vida subió y en el campo también lo notan. Los ganaderos, ubicados en el municipio ourensano de Taboadela, donde tienen su explotación, señalan que “en general está todo muy caro. Subió todo y el campo tiene un problema y es que todo el producto está, prácticamente, al mismo precio, pero a la hora de comprar nosotros, los precios suben”.

Y añade que “antes ibas a buscar una pieza de algo que se te había estropeado y era un precio, ahora son 5 o 10 euros más caras. Ahora vas a un sitio buscar una pieza para maquinaria y donde antes costaba 50 euros ahora son 52 euros”. José completa el discurso con una comparación diciendo que “como está todo, hace que nosotros estemos pagando el 50% más de costes. Si antes, por poner un ejemplo, tenías 1.000 euros de gastos ahora tienes 2.000 euros o más, y esto sin echar las cuentas. El pienso subió una burrada, el gasoil igual”.

Ya no solo en energía sino también en alimentación para el ganado: “En pienso estábamos pagando la tonelada a 300 y pico y ahora la tonelada está a 500 euros. Subió mucho, la mayoría de cosas que subieron lo hicieron duplicando el precio por todo lo que está pasando”.

Cadena alimentaria

La ley de la cadena alimentaria establece que no se puede vender un producto, por debajo de los precios de producción. Es el caso del vacuno, donde la Xunta y los sindicatos indicaron que el precio mínimo para vender un ternero era de 6.40 euros el kilo. Ese precio no se respeta por ningún intermediario y los ganaderos están produciendo a pérdidas. José, en referencia a su negocio de vacuno, dice que “ni la cadena alimentaria se cumple tampoco. Por ejemplo, con cada ternero estás perdiendo sobre 200 euros. Se está pagando menos de los 6.40 euros, que fue el precio que se señaló para que sea rentable la venta de carne de vacuno, así que... Ahora mismo se está vendiendo a 5.40 euros el kilo, así que si en un ternero sacas 200 kilos, pierdes 200 euros. No hay más cálculos que hacer, esas son las cuentas. Los precios tenían que subirse más o buscar un máximo y un mínimo y sobre eso poder vender, pero se están aprovechando del sector. Los mayoristas juegan con nosotros y ponen un precio y tienes que vender, obligado a ese precio, porque entre ellos se ponen de acuerdo y no hay más. Lo lógico sería vender a un precio que por lo menos te cubriera los costes, no estar a pérdidas como pasa hoy en día.

Cambio climático

Cada vez llueve menos, pero lo hace más torrencialmente. Cada vez hace más calor y las temperaturas extremas aumentan. Eso también lo nota el campo. Los jefes de la mayor explotación de ovino de la provincia dicen que “afecta a todo, está todo adelantado y todo llega un mes antes. Lo notamos mucho, cuando hace frío extremo y sol extremo, afecta al campo directamente y eso repercute en el cereal y en su desarrollo, pero también en los pastos, que ya no hay tantos pastos”.

El sector primario se ahoga con la inflación, ve como se agrava su situación con el cambio climático y los intermediarios se aprovechan sin que las administraciones pongan coto a prácticas que indignan al sector más esencial de todos, al que hace que haya comida en las mesas. José lanza una advertencia: “Tal y como está la cosa, si esto sigue así, en dos años el campo estará vacío”.

Compartir el artículo

stats