Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense: un encanto de provincia para un fin de semana

El grado de ocupación de viernes a domingo durante el pasado mes de mayo (36,78%) es el mejor de dicho mes en 20 años

Un grupo de visitantes en la Feria Medieval, ubicada en la Plaza Mayor. | // FERNANDO CASANOVA

Una ciudad cómoda, pequeña, con patrimonio histórico, atractiva para el ocio, encantadora por su gastronomía, tranquila por su turismo natural y relajante por su termalismo (el que está abierto). Esas son las opciones que ofrece Ourense a los más de 28.500 turistas que llegaron en el pasado mes de mayo y que hicieron que se registrara uno de los datos históricos en la provincia.

En concreto, el pasado mes se contabilizó el mejor porcentaje de ocupación de fin de semana en dicho mes, un 36,7%, desde hace 20 años, cuando en 2002, se alcanzó el 37%. El ‘efecto AVE’ se siente, el Año Xacobeo también anima el turismo y las potencialidades de la provincia hacen que sea un atractivo turístico de viernes a domingo.

La fiesta de los mayos acogió a una gran cantidad de turistas y visitantes para ver la celebración, pero también para disfrutar de otros atractivos. El puente del Día de las Letras Gallegas, la Ribeira Sacra superó sus expectativas y cerró la ocupación en torno al 95%. Datos que evidencian que Ourense atrae un turismo específico enfocado en la naturaleza, pero también en la gastronomía de una tierra que tiene cuatro de las DO de Galicia, dos restaurantes con estrellas michelín y varias recomendaciones de Sol Repsol.

Los 28.578 turistas que se acercaron a ver la provincia el pasado mes de mayo, no son los 29.221 que lo hicieron en el mismo periodo del año 2019, antes de que estalla la pandemia, pero suponen 10.000 más que en 2021 y que la tendencia de la recuperación del sector va en aumento, después del hito de la vacunación para paliar la mortalidad en la pandemia. El sector se reactiva no solo en número de viajeros, sino también en pernoctaciones.

El pasado mes se cifraron 57.200 pernoctaciones, por las 32.475 de 2021, las 3.050 de 2020, y las 54.254 de 2019. Es decir, en el mismo periodo de tiempo, se registraron 3.000 pernoctaciones más, lo que hace que la estancia media en la provincia aumente a los dos días. Los turistas ya no solo se quedan un día para ver la ciudad, sino que se quedan y viajan por la provincia para conocerla mejor y adquirir excursiones a los monasterios, los parajes naturales o las termas que hay en los diferentes puntos de la geografía ourensana.

Reactivación

La recuperación del sector se afianza, pero hay datos que están lejos de los umbrales máximos antes de la pandemia. El número de establecimientos hosteleros es un 14% menor que en 2017. En la actualidad, hay 156 y hace cinco años había 181.

La pandemia hizo mella en un sector donde también desaparecieron, obviamente, plazas y habitaciones. Las primeras se redujeron en un 8,6%, de 6.292 a 5.821 actuales y las segundas lo hicieron en un 8,1%, pasando de las 3.401 hace cinco años a las 3.158 actuales.

Reducción de hoteles, merma de plazas y habitaciones y, por consiguiente, también lo hacen los profesionales asociados al sector que el umbral máximo en los últimos cinco años era de 676 y en la actualidad hay 613 trabajadores, es decir, una reducción del 10%.

Ourense atrae a los turistas durante los días del fin de semana y sus potencialidades hacen que cada vez se registren más pernoctaciones, más allá de solamente dos días. Las estadísticas indican que la tendencia es positiva, pero la recuperación del sector no solo pasa por la recuperación de los visitantes y turistas, sino también de un tejido empresarial que dé soporte a la cantidad de turistas que todavía están por venir.

Con 5.800 plazas y solamente 3.100 habitaciones, queda camino para recuperar más oferta como hace cinco años y darle a la provincia un impulso definitivo para que tanto la oferta como la demanda vuelven a datos prepandémicos.

Compartir el artículo

stats