Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las neveras históricas y sin electricidad que esconde (y protege) Ourense

Municipios como Xunqueira de Espadanedo, Montederramo o Melón conservan restos de las denominadas “casas da neve”

Restos de “neveiros” en la provincia. Algunos son accesibles y visibles. | // FDV

“Neveiros”, “pozas da neve” o “casas da neve” son algunos de los nombres que se le dan a las construcciones erigidas en Galicia para el almacenamiento, conservación y aprovechamiento de la nieve que se utilizaba para la conservación de alimentos y para la fabricación de bebidas heladas, además de los usos terapéuticos.

Son recursos a los que la subida de la electricidad no les afectaría, ya que no la necesitan. En municipios como Xunqueira de Espadanedo, Montederramo, o Melón podemos encontrar los restos. En este último municipio de O Ribeiro los comuneros del pueblo pretenden rehabilitarlo.

Estas antiguas neveras son construcciones pétreas excavadas en la tierra y presentan dos tipologías diferentes, con dos funciones distintas: “pozas” y “neveiras”. En concreto, las primeras son estructuras asociadas a las “neveiras”, con la función de acoger la nieve recientemente caída antes de que el sol o la lluvia la derritan. Una nieve que posteriormente se llevará a la “neveira” para ser almacenada entre capas de paja que preservarán el hielo en perfecto estado para su posterior consumo durante el verano.

Según explica María Eugenia Muñoz Fernández, historiadora y técnica cultural en el Concello de Xunqueira, el origen de estas estructuras hay que situarlo en la “pequeña Edad del Hielo”, un periodo de tiempo comprendido entre mediados del siglo XVI y comienzos del XVIII.

En esta etapa la temperatura era más baja, la nieve más abundante y llegaba a las sierras de menor altitud, un hecho que impulsó, por parte de las distintas instituciones, fundamentalmente religiosas y monasterios cistercienses, la construcción de “pozas” y “ neveiras”.

Neveras sin electricidad

La experta apunta que la documentación de los siglos XVII al XIX “nos informa de las existencia de ‘pozos da neve’ en la Serra de Cabeza de Meda: dos propiedades del monasterio de Santa María de Xunqueira de Espadanedo, una de la ciudad, otros de particulares y alguno perteneciente a los monasterios de Santa Cristina o Santo Estevo”.

De este número tan importante de “neveiros” en Meda, actualmente se conservan dos “casiñas da neve” recientemente recuperadas.

En Montederramo, su alcalde, Antonio Rodríguez, señala que sabe de la existencia de uno en la Sierra de San Mamede, pero es difícil encontrarlo. Y en el caso de Melón, en el Monte del Faro hay una de estas construcciones, de tiempos de los monjes, y que está catalogada como bien patrimonial, según el alcalde, Emilio Díaz. Para llegar al lugar “se necesita ir con buena ropa y calzado” debido al difícil acceso, y señala que los comuneros del monte comunal pretenden restaurarlo.

Compartir el artículo

stats