Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CHUO incorpora una técnica para extirpar nódulos benignos en la tiroides por radiofrecuencia

Es un procedimiento de radiología intervencionista mínimamente invasivo dirigido a pacientes en los que no está indicada la cirugía

Vista de la sala de RX intervencionista desde el control. | // FDV

La sección de radiología intervencionista del área sanitaria de Ourense ha incorporado una nueva técnica que permite extirpar por radiofrecuencia nódulos benignos en la glándula tiroidea. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo que da una solución, efectiva, segura y sin complicaciones a pacientes en los que no está indicada la cirugía.

Consiste en “quemar” el quiste por vía percutánea, es decir, a través de un pequeño corte en la piel (de unos milímetros) por el que se pasa una sonda que dirige ondas de radiofrecuencia al punto exacto de la glándula, aumentando la temperatura de 60 a 100 grados, explican desde el CHUO. Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación, en la sala de radiología intervencionista, y el paciente se queda ingresado solo un día, aunque también puede realizarse de manera ambulatoria, con una estancia de 6 a 8 horas.

Un protocolo conjunto entre esta sección, endocrinología, cirugía general y anestesia facilita la selección de pacientes candidatos a esta técnica, indicada para nódulos o tumores no cancerígenos, de pequeño tamaño. Este tipo de quistes solo se extraen cuando generan síntomas que dificultan la vida diaria (molestias al tragar, tos, etc.) o cuando el paciente no puede someterse al tratamiento farmacológico habitual. Hasta el momento han sido intervenidas tres personas por este procedimiento.

Desde el área sanitaria señalan que la radiofrecuencia es una alternativa terapeútica para pacientes previamente operados, en los que la cirugía es más compleja o cuando esta supone un riesgo y por eso no está indicada, pero no se recomienda en grandes nódulos o en los cancerígenos, por lo es necesario hacer previamente una biopsia.

Además de esta técnica impulsada por el facultativo Pablo Gómez, el servicio de radiología intervencionista ha incorporado en el último año otros procedimientos alternativos a la cirugía abierta como la ablación por crioterapia, que permite “destruir” tumores renales o hepáticos con gran precisión mediante la aplicación de frío, sin cirugía y con un tiempo de ingreso y recuperación mínimo.

Compartir el artículo

stats