La polémica generada por los cambios de cartel de las fiestas mayores de Ourense, que se celebran del 22 al 26 de junio, aún continúa. El anuncio de que el cantante Loquillo suspendía su concierto previsto para el día 25 para actuar ese mismo día en Bilbao exasperó este sábado al alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, que había anunciado acciones judiciales contra el músico por incumplir el acuerdo verbal.

Y dijo bien el alcalde, pues ese acuerdo era verbal y ayer el propio Loquillo y en su nombre la oficina de contratación Big Star Music, aseguró que “no se había suscrito contrato alguno” para actuar en Ourense, que se había declinado actuar en la ciudad porque el Concello no le había dado las suficientes “garantías técnicas y de seguridad” y que fue el alcalde el que se adelantó al informar en sus redes y “de forma unilateral” de un concierto de Loquillo que no estaba firmado.

A dos días vista del arranque del cartel festivo, con la actuación, esta sí confirmada, de Morad, el Concello ha tenido que ponerse las pilas para llenar el hueco vacío. Ayer, el propio Jácome anunciaba que el día 25, a las 23 horas y en el mismo emplazamiento de Pardo de Cela, actuará Rulo y la Contrabanda de forma gratuita, un grupo, dijo, con más visitas en red que el propio Loquillo.

Por su parte, en un comunicado en nombre del cantante rockabilly que suspendió su concierto en Ourense, señalan que “sienten no poder estar en una ciudad que siempre nos ha acogido con los brazos abiertos” por lo que definen como “inacción del consistorio para velar por la seguridad de los asistentes y el equipo del artista, así como atender los estándares de calidad mínimos”. “Esperamos ver al pueblo ourensano en un futuro no muy lejano”, concluyen.

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ha destacado que la contratación del grupo Rulo y la Contrabanda es “una gran elección”, pues tiene “mucho tirón”. “Se ha hecho una buena contratación, porque cuando te dejan colgado siete días antes no te queda mucho margen de maniobra”, comentó.

El gobierno local denunciaba este sábado que Loquillo había roto unilateralmente el contrato para actuar en Ourense el 25 de junio y que pese a las excusas dadas por la representación del artista, el cambio se debía a la asistencia de Loquillo a un festival, en Bilbao, para sustituir a Alan Parsons.