Temperaturas de casi 40 grados y una larga sequía elevando el riesgo de incendio forestal, una amenaza que en Ourense siempre vuelve. Una de las parroquias más afectadas por las llamas históricamente, la de Vilar de Astrés, en la periferia norte de la ciudad, sufre este domingo un incendio forestal que moviliza a medios de extinción por aire y por tierra.

El fuego se declaró a las 12.55 horas y se daba por controlado, según la Consellería do Medio Rural, poco antes de las 14:30h tras calcinar una superficie de en torno a dos hectáreas y media. En el operativo participan 1 agente, 9 brigadas, 2 motobomba, 2 helicóptero y 2 avionetas.