Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un verano lejos del ruido de las balas

Una treintena de niños ucranianos de 3 a 15 años llegaron ayer al concello de Maceda, donde pasarán un mínimo de tres meses alejados de la guerra de su país

Recepción antes de la bajada del bus FERNANDO CASANOVA

Una expedición de 27 niños y niñas procedentes de Ucrania, con edades entre los 3 y los 15 años, y acompañados por cuatro monitoras de aquel país, llegó ayer al concello ourensano de Maceda, que se ha ofrecido a acogerlos durante, al menos, los próximos tres meses “para que puedan vivir un verano apropiado a sus edades, con tranquilidad, juegos en un lugar seguro y alejados de la dureza de su país en guerra”, señalaba ayer el alcalde de Maceda, Rubén Quintas.

El transporte que los trajo hasta este municipio acogedor, y que se adelantó, pues tenía previsto llegar la próxima semana, ha corrido a cargo de Banco de Alimentos de A Coruña, bajo la coordinación de Asociación Aga Ucrania.

El autobús llegaba a media tarde de ayer a Maceda, donde se organizó un operativo de voluntarios, protección civil y vecinos que acudieron a recibir entre aplausos y abrazos a los pequeños y a sus monitoras, que estarán acogidos durante al menos estos tres meses, tiempo que podría prolongarse, indica el regidor de Maceda. La pasada noche cenaban ya y dormían en el Colegio Virgen Milagrosa de ese municipio.

“Este colegio lleva tiempo cerrado para uso docente, pero lo hemos reabierto y habilitado con todo lo necesario para que puedan vivir allí en las mejores condiciones, y desde ahí saldrán a disfrutar de todos los programas y actividades que se organizarán para ellos”, explica Rubén Quintas.

Pide para esta nueva remesa de refugiados, todos menores de edad, un especial cariño y respeto, pues “es un tema sensible, algunos tienen solo tres años. Tanto los que dejaron allí a sus padres como los que ya no los tienen, vienen de zonas muy afectadas por la guerra que vive su país y hay que darles a todos una atención muy especial”, explica el alcalde.

Las banderas de Ucrania y Galicía se extendieron ayer en un acto a pie de bus, en el que, además, los recién llegados cantaron el himno de su país.

Por otro lado, y dentro de los programas que se están llevando a cabo desde distintos organismos públicos y privados en solidaridad con Ucrania y los refugiados en Galicia, se van a incorporar seis auxiliares en toda Galicia para ayudar a la escolarización de estos niños.

En la provincia de Ourense, los auxiliares de apoyo a la escolarización de alumnos ucranianos irán al CEIP Vistahermosa de Ourense y al IES Xermán Ancochea Quevedo y el CEIP Plurilingüe Manuel Bermúdez Couso, ambos en Pobra de Trives.

Compartir el artículo

stats