Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rendimiento apícola cae en la provincia de Ourense por la sequía

La producción de miel sufre una tendencia descendente en el conjunto de Galicia

Un colmenar en Ourense. | // I. OSORIO

En la provincia de Ourense está la apicultura más grande y más profesional de toda Galicia, pero en los últimos años la producción está siendo mala por la falta de lluvias, y a ello se suman los microclimas, que son un problema a nivel nacional. De hecho, por ejemplo, el año pasado la campaña fue “buena” en el municipio de A Veiga y en cambio “fatal” en Celanova, destaca Suso Asorey, de la Asociación Galega de Apicultura. A nivel gallego hay tendencia en los últimos años a un descenso en la producción de miel.

La climatología es muy importante y sus variaciones pueden causar mucho daño, pero en lo que va de 2022 “las perspectivas son bastantes buenas, aunque ya tendría que empezar a llover, porque con estas temperaturas seca enseguida, y lo que ahora podría ser un buen año en septiembre tenemos que cambiar”.

A nivel gallego, en 2021 la producción fue mejor que la de 2020, pero “en general bajó porque la tendencia en los últimos años es a la baja. De los 22 kilos por colmena en 1999, ahora estamos en la mitad, y la mortandad de las colmenas va subiendo”, completa Asorey.

Este viernes fue el día Mundial de la Abejas, aprobado por la ONU por la importancia que tienen en la polinización, y “nosotros advertimos que están diciendo que el medio ambiente del planeta está en cero”. Alertan del cambio climático y la agricultura intensiva: “Las acciones humanas son las responsables, hay un problema y las abejas lo están detectando. Hay investigadores que dicen que en un medio ambiente enfermo no puede haber abejas sanas”. Asorey asegura que “tenemos que vigilar bien porque esto está casi al borde del precipicio, abejas y demás polinizadores hay que defenderlos por encima de todo, son fundamentales. La miel la podemos importar pero la polinizacion se tiene que dar aquí porque si no esto terminaría siendo un desierto”. El lema de la ONU es “Salvemos las abejas”, y “es lo que tenemos que hacer”, considera Asorey.

En la provincia, “en la zona de montaña va por ahora bien”. Pero en los últimos años la producción está siendo mala por la sequía de verano, y “ahora no la hay y están trabajando bien las colmenas, y si llueve un poco puede ser una cosecha buena”.

La mejor producción de Galicia se produce en el interior de la provincia de Lugo, donde se da el término medio para la apicultura, ya que mucha sequía es malo al igual que también mucha lluvia.

Asorey apunta que en Ourense es donde se encuentra la apicultura más grande y profesional, “sin duda”, y “fue donde se le dio un nivel de vida bueno a los apicultores”, pero últimamente el cambio climático modifica este sistema.

Compartir el artículo

stats