Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia se salvó ayer de la amenaza de calor con máximas de solo 31 grados

En la ciudad el termómetro no subió de 24,8º, aunque se mantienen para hoy las previsiones de borrasca

Un termómetro marcando 26 grados, uno por encima de la máxima real registrada ayer enl a ciudad. | // FERNANDO CASANOVA

Las predicciones del tiempo se columpiaron ayer con Ourense, esta vez para bien, porque la anunciada ola de altas temperaturas, con previsiones que, en algún caso podrían alcanzar los 36 y hasta 40 grados, dieron paso en realidad a un cielo encapotado, con amenaza constante de tormenta que, al cierre de esta edición no llegó a descargar, y la máxima gallega se registraba ayer en el concello ourensano de Vilamartín de Valdeorras, pero sin superar los 31 grados.

Fue la temperatura máxima gallega, pero moderada, en relación al verano climático que se estaban viviendo estos días en la provincia.

En la ciudad, las estaciones metereológicas urbanas de MeteoGalicia, registraron máximas de 24,8 grados ayer, muy por debajo de esos 36 previstos inicialmente. Con todo, si se experimentó a primeras horas de la tarde una sensación térmica superior a la que marcaban los termómetros,

Las previsiones para hoy oscilan entre un 75% y un 80% de probabilidad de borrascas, con precipitaciones en los tramos de mañana y tarde, y se prevén también estos días cielos con nubes y claros, con temperaturas que son normales para esta época del año, y mínimas en descenso notable, afirma el portal meteorológico gallego.

De hecho para hoy domingo, se prevén mínimas de 14 grados y máximas de 25, al igual que ayer. Las máximas de 25 grados en la provincia se mantendrán el lunes y el martes, con un acusado descenso de las temperaturas mínimas que estarán en los 9 grados los días 23 y 24 de mayo. Un retroceso climático, pese a estar inmersos en pleno calendario de primavera y a un mes justo del verano.

Compartir el artículo

stats