Ourense se aproximará hoy a los 40 grados de máxima, como un día más o menos normal de los meses de julio y de agosto, salvo que todavía es mayo. Ayer, las cinco temperaturas más elevadas de toda Galicia se registraron en la provincia: 35,7 grados en Vilamartín de Valdeorras, 34,3 en Leiro, 33,9 en Rubiá, 33,7 en Arnoia y 33,6 en Castrelo de Miño, según los datos de la agencia autonómica Meteogalicia.

En la ciudad, según el registro del organismo estatal Aemet, la máxima fue de 32,2 grados. Hoy, además de la previsión de un ascenso térmico, se prevé inestabilidad con probabilidad de tormentas con lluvia o granizo.

Este episodio de temperaturas extremas en plena primavera es un riesgo para los grupos vulnerables de la población: niños, mayores y personas con una discapacidad física o intelectual. La médica de familia Sara Rodríguez Rivas, con 15 años de experiencia en el servicio de urgencias y los últimos tres en atención primaria, subraya la importancia de hidratarse bien para combatir posibles golpes de calor, vigilando que las personas vulnerables por su edad o salud mantengan una buena hidratación y eviten la exposición al sol en los momentos de más calor.

Los ancianos y los niños no tienen la misma percepción de sed, pierden esa sensación con el calor elevado, así que es necesario ser conscientes de la vulnerabilidad que tienen, estar pendientes de ellos e insistir mucho en que beban aunque no tengan sed”, indica la doctora.

Una "inusual" ola de calor en mayo

Rodríguez Rivas recuerda que, en jornadas con temperaturas muy elevadas, es importante “evitar exponerse en las horas centrales del día, estar en espacios frescos y ventilados, beber sin esperar a tener sed y no hacer esfuerzos extenuantes, como salir a correr, que puede provocar un golpe de calor”.

Además, recuerda que “nunca” debe dejarse a un niño en el interior de un coche al sol, “ni aunque las ventanas permanezcan abiertas”, añade.

Para ayudar al cuerpo a que regule la temperatura se recomienda beber líquidos frescos, como agua o bebidas isotónicas, así como evitar el alcohol, las comidas copiosas y los productos muy calientes.

¿Cuáles son los signos de alarma de complicación por calor?

Este episodio de calor extremo coincide con un nuevo fenómeno de calima, por la llegada de polvo africano, y con uno de los picos de polen para los alérgicos. Con todo, la doctora Sara Rodríguez dice que las altas temperaturas son “más peligrosas para personas con problemas cardiovasculares, con tendencia a la deshidratación o a que les baje la tensión, o que toman determinados medicamentos. Muchos de los que toma la gente mayor afectan a la gravedad de la exposición”, dice la médica, que trabaja en el centro de salud de Maside, donde el perfil mayoritario de sus pacientes es el de ancianos pluripatológicos, lo habitual en el rural gallego.

¿Cuáles son los signos de alarma de complicación por calor? “Un estado de postración, o de confusión, que suba la temperatura corporal y, muy precozmente, calambres por deshidratación. El golpe de calor, cuando se eleva la temperatura corporal, es una urgencia de atención médica”.