Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio Xusto se reivindica: “Nuestra meta es fomentar la compra responsable”

En el Día Mundial del Comercio Justo, el colectivo Solidaridad Internacional en la ciudad muestra los objetos que se comprometen con un modelo económico más respetuoso

Los productos de la tienda Comercio Xusto, en Ourense. | // I.O.

La directora de Solidaridad Internacional en Galicia, María Paz, defiende, en el Día Mundial del Comercio Justo, que “los usuarios y clientes se encuentren con productos que sean respetuosos y que ellos puedan ejercer su solidaridad y compromiso con una adquisición más respetuosa y responsable”.

Es la responsable de una asociación que llegó en 2004 a la ciudad de Ourense con varios voluntarios que estaban en Guatemala haciendo labores solidarias y se instalaron en diferentes ubicaciones de la cuidad para promocionar productos que fomenten el desarrollo de países que no lo tienen tan fácil.

Sobre el movimiento, dice que “Comercio Xusto es un movimiento internacional, al amparo de organizaciones internacionales que busca fomentar el desarrollo de sociedades y promover estructuras socioeconómicas sostenibles y respetuosas con los derechos individuales y con el Medio Ambiente”.

Y añade que “desde Solidaridad Internacional queremos remarcar y reivindicar nuestra apuesta decidida y segura sobre este movimiento para que suponga un cambio de transformación social”. Desde su tienda ubicada en la Calle Bailén pretenden hacer clic en la conciencia de la sociedad para que la compra sea cada vez menos impulsiva por parte de los individuos y también que se profundicen de dónde vienen los productos y que hay detrás de la producción de los mismos.

María dice que “hemos sobrevivido más de 15 años, porque con el comercio local ya se sabe que no lo tenemos nada fácil, pero nuestros usuarios cuando llegan se encuentran una forma de ejercer su solidaridad y compromiso. La más conocida es adquiriendo una compra responsable y que genere desarrollo en las comunidades como por ejemplo tenemos cafés que fomentan condiciones laborales dignas, tenemos otros productos como chocolates o azúcares que se han producido en países empobrecidos pero que se solidarizan con un modelo de trabajo que respeta las condiciones de trabajo frente al modelo actual que condena la miseria”. También tiene textiles y otros objetos de diferentes países, como África o la India. Son un total de 30 personas las voluntarias que están en la entidad y tienen tiendas por Pontevedra y Coruña que persiguen el mismo objetivo. También están presentes en Bolivia con un colectivo feminista que lucha contra la violencia de género, en Honduras con otro que lucha por la salud integral de 25 comunidades, en Guatemala donde hay un grupo que promueve su desarrollo y en El Salvador donde también buscan los mismos objetivos.

María Paz finaliza diciendo que “estos intercambios promueven el conocimiento de otras culturas sobre el terreno pero también hacemos acogidas a personas de esos países o de otros, para que ese intercambio cultural genere riqueza y diversidad”.

Compartir el artículo

stats