Desde lo pasado 4 de febrero Julio Prada ocupaba en funciones el cargo de decano de la Facultad de Historia del campus de Ourense bajo encargo de Manuel Reigosa, rector de la Universidad de Vigo, puesto que no se habían presentado candidatos a las elecciones a decanato del centro. Después de tres meses al frente de la facultad, el profesor decidió dar un paso adelante y presentar su candidatura para ocupar el cargo los tres próximos años, alcanzando en la votación de la junta de Facultad extraordinaria celebrada este viernes 17 votos a favor, todos los emitidos.

El equipo que conformará el decanato de la Facultad de Historia es el mismo que estuvo en funciones desde febrero y está compuesto por Antonio Presedo y María del Carmen Arribas, en los vicedecanatos, y Domingo Rodríguez, en la secretaría. Segundo explica Julio Prada, decidió finalmente presentarse “fundamentalmente por un ejercicio de responsabilidad y compromiso con la institución que representamos, me los entendía que al no haber otras candidaturas no había sentido prolongar la situación de interinidad en la que estábamos”. Además, añade, “entre el personal docente e investigador con vinculación permanente, a tiempo completo y que ya llevamos unos años en la Universidad, Antonio y más yo nunca habíamos asumido unas responsabilidades de este tipo y lo cierto es que aunque nadie nos prepara para estas tareas de gestión, más temprano o más tarde acaban siendo parte de nuestras deberes con la facultad”. Sobre el periodo en funciones dice que “fue muy positivo, sobre todo por el apoyo manifestado por todos los compañeros y compañeras y por los representantes del alumnado. Sobre los retos que se marca están consolidar las líneas de trabajo en transparencia, participación, eficacia y también humanizar la gestión”. La principal meta será “la captación de alumnado haciéndonos más visibles en la sociedad para que perciba el atractivo que ofertamos”.